Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un sector de ETA abandona la lucha armada

Los 'polimilis' se declaran "orgullosos" de su historia en el documento de autodisolución

El extenso comunicado hecho público ayer por los dirigentes de ETApm VII Asamblea puede ser calificado de histórico. En él la organización hace balance de su trayectoria, de la que declara sentirse "orgullosa", al haber "forjado la descomposición del sistema social imperante" salido de la guerra civil española.Afirma el texto que "ETA, como organización de liberación nacional, surgió al final de la década de los cincuenta como respuesta al impasse en que se hallaba el movimiento de resistencia nacional. Todas aquellas vanguardias nacionalistas que no habían vivido la guerra civil en su crudeza, necesitaban un nuevo instrumento de lucha que respondiese a las nuevas generaciones que estaban naciendo a la conciencia vasca y antifranquista...".

"La lucha armada implicaba en sus objetivos y efectos al conjunto de la población y aunque decidida y practicada por un sector mínimo de la misma era aceptada socialmente por su conjunto... Lo que determinó su supervivencia histórica, a pesar de las caídas y escisiones cíclicas, casi generacionales, fue el convertirse en el centro de los sectores más conscientes y revitalizados de la sociedad vasca. Fue el catalizador simbólico de la oposición vasca al franquismo. Como consecuencia de todo ello y a partir de la muerte de Franco la lucha por la amnistía fue el marco en el que se manifestó toda la simpatía general alrededor de ETA..."

"A partir de las elecciones del 15 de junio, de la promulgación de la amnistía, podía haberse conseguido un progreso de pacificación y de normalización de la vida política, pero esto se vió frustrado en Euskadi, puesto que el sentimiento de plenitud democrática pasaba por la creación de unas estructuras de poder nacional que llenasen las ansías de autogobierno.... La tardanza de solucionar los problemas concretos nacionales de Euskadi, el mantenimiento de las mismas estructuras administrativas-represivas y el mantenimiento de las torturas hizo relanzar la actividad armada de ETA..."

"La consecución del estatuto de autonomía fue el índice de un cambio real operado en Euskadi. A partir de este período empieza a manifestarse un paulatino cambio de actitud respecto a la lucha armada y a ETA. El descenso del apoyo popular nos hizo plantear muy a fondo la táctica de la organización y es en este contexto cuando decidimos lanzar la tregua unilateral que facilitase las posibilidades.... El proceso de normalización política delimitaba la razón y la justificación de la lucha armada hacía sectores cada vez más crecientes del pueblo vasco. Estos problemas generaron un gran debate dentro de la organización al haber un importante sector que pretendía romper la tregua y darle un valor estratégico a la lucha armada. Nosotros rehusamos los acuerdos de la VIII Asamblea porque se alejaban claramente de los preceptos teóricos marcados en la VII..."

"Pensamos que la violencia armada era necesaria en un momento determinado, pero hoy estamos convencidos de que son los valores y la lucha democrática los que en un avance de conciencia y organización del pueblo pueden dar soluciones verdaderas a los problemas de Euskadi. El proyecto de resolución sobre medidas de gracia presentado por Euskadiko Ezkerra y el PNV en el parlamento de Euskadi (legítimo representante del pueblo vasco) hace que en estos momentos presentemos nuestra disolución oficial. Queremos que la decisión organizativa tomada por nosotros y el haber conseguido una salida honrosa al tema de los presos y exiliados sea tomada en cuenta por el resto de las organizaciones armadas. La lucha armada y ETA ya han cumplido su papel".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1982