Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Cámara de Comptos de Navarra, primer tribunal de cuentas en una comunidad autónoma

Pamplona
La Cámara de Comptos o de Cuentas de Navarra, tradicional institución fiscalizadora de las finanzas del Reino de Navarra, fundada en 1365 y abolida en 1836, realiza -desde el pasado 28 de mayo, en que comenzó a desempeñar su trabajo de manera oficial- las funciones de control económico de la hacienda de esta comunidad foral, así como de asesoramiento del Parlamento navarro en materias económicas y financieras. La Cámara de Comptos, cuyo primer presidente es Mariano Zufia, parlamentario foral, es el primer tribunal de cuentas que se ha establecido en las comunidades autónomas y está fatultada para exigir de la Diputación o Gobierno de Navarra cuantos datos, informes o documentos considere necesarios para el desarrollo de sus funciones.

Las actividades de la Cámara de Comptos o de Cuentas de Navarra, tradicional institución fiscalizadora de las finanzas del Reino de Navarra, fundada en 1365 y abolida en 1836, están encaminadas, desde el pasado 28 de mayo en que comenzó a desempeñar su trabajo de manera oficial, a las funciones de control económico de la hacienda de esta comunidad foral, así como de asesoramiento, en materias económicas y financieras, al Parlamento navarro e informar sobre la gestión económica de las corporaciones locales.En estos momentos, la Cámara de Comptos está examinando las cuentas generales de Navarra de 1981, de las que informará al Parlamento el próximo 25 de este mes de septiembre. Además, deberá informar por estas mismas fechas, al legislativo navarro, sobre cómo se ha cumplido el presupuesto de 1982 durante el primer trimestre del año.

Control de la gestión económica

"La Cámara de Comptos", explica Mariano Zufia, primer presidente de esta institución fiscalizadora, "constituye un órgano de carácter técnico del Parlamento Foral que tiene como objetivo, por un lado, el control de la gestión de la Diputación Foral o Gobierno de Navarra y de los organismos y entidades dependientes de la misma, y por otro, el asesoramiento del Parlamento Foral, el legislativo de esta comunidad, en materias económicas y financieras. Igualmente, esta cámara informa sobre las cuentas y la gestión económica de las corporaciones locales de Navarra".El control de la gestión económica de la Diputación y organismos y entidades dependientes de la mísma será realizado por la Cámara de Comptos mediante la verificación y auditoría de la contabilidad presupuestaria. La función de asesoramiento al Parlamento Foral en materias económicas y financieras se ejercerá por la Cámara de Comptos a requerimiento del Parlamento en pleno o de alguna de sus comisiones. Asimismo, la Cámara de Comptos, por propia iniciativa, podrá informar al legislativo a través de la Mesa de éste.

La Cámara de Cuentas de Navarra formaliza sus actuaciones de control presupuestario en informes y memorias de carácter público, que tienen por objeto dar cuenta al Parlamento de la opinión que, a su juicio, merezca el desarrollo de la ejecución de los presupuestos y, según Mariano Zufia, "necesariamente, de si se ha dado o se está dando cumplimiento a las normas de ejecución presupuestaria: de si se producen desviaciones en el cumplimiento de los objetivos perseguidos por los programas presupuestarios.

En el ejercicio de las funciones de control económico de la Hacienda de Navarra, la Cámara de Comptos está facultada para exigir de la Diputación, así como de los organismos y entidades dependientes de la misma, cuantos datos, informes, documentos o antecedentes considere necesarios para el desarrollo de sus funciones. "Está facultada también para", añade el presidente de la Cámara de Comptos y miembro del Partido Carlista, "inspeccionar y comprobar toda la documentación de las oficinas públicas, libros, metálico y valores: las dependencias, depósitos y almacenes y, en general, cuando sea preciso para comprobar las existencias o bien la prestación de los servicios".

"Si en el ejercicio de su función fiscalizadora", añade Zufia, "la Cámara de Comptos advierte la existencia de indicios de responsabilidad contable, informará de las actuaciones al Tribunal de Cuentas y corresponderá a éste el enjuiciamiento de la responsabilidad contable en que pudieran incurrir quienes en Navarra tengan a su cargo el manejo de caudales o bienes públicos y, que por acción u omisión contraria a la ley, originen disminución de los mismos".

Antecedentes históricos

La Cámara de Comptos o de Cuentas de Navarra era el órgano encargado de fiscalizar la gestión de las finanzas del Reino y, en general, de todas las finanzas públicas. Entendía además en la recaudación y administración de los tributos. La fiscalización la llevaba a efecto la cámara mediante el examen de las cuentas que anualmente le presentaban el tesorero y los agentes del fisco.El rey Carlos II de Evreux fundó la Cámara de Comptos el 18 de febrero de 1365. Esto no quiere decir, sin embargo, que hasta esa fecha las cuentas de Navarra no fueran examinadas y controladas, sino que fue entonces cuando esa función se institucionalizó mediante el establecimiento de ese organismo. Anteriormente existían en Navarra los oidores de cuentas, que dependían del. tesorero del Reino y que revisaban cada ejercicio anual.

La Cámara de Comptos no se limitaba a comprobar si los recaudadores cometían o no fraudes, sino que, en ocasiones, llegaba a determinar las condiciones y cuantía de los tributos. Incluso tenía poder para proceder contra los que entorpecían o perjudicaban a la hacienda pública. Ejercía también facultades judiciales, resolviendo pleitos relacionados con la materia económica.

El 16 de agosto de 1841, y después de que hubiese sido abolida en 1836 la Cámara de Comptos, Navarra pasó de reino a provincia foral, produciéndose en sus instituciones cambios que afectaban a su naturaleza política, que hasta entonces era la propia de su carácter de reino. Pero en todo lo referente a tríbutos, la Diputación Foral, como sucesora de la Diputación del Reino y del Consejo Real -en todo aquello que no afectaba a la unidad constitucional-, tendría todas las facultades y atribuciones procedentes de los mismos.

Mayor independencia

Posteriormente, el Parlamento Foral de Navarra, en sesión de- 28 de enero de 1980, aprobó la norma sobre restablecimiento de la Cámara de Comptos como institución fiscalizadora de la hacienda de Navarra."La restauración de la Cámara de Comptos", según Mariano Zufía, cuyo mandato al frente de este órgano coincide con el del legislativo navarro, "es una antigua aspiración de los navarros y fue hecha posible tras el Real Decreto de 26 de enero de 1979, pactado entre el Gobierno y la anterior Diputación, que en uno de sus artículos se precisaba que sería órgano del Parlamento, la Cámara de Comptos, que tendrá una composición de carácter técnico".

Uno de los objetivos del presidente de la Cámara de Comptos es preparar un proyecto de ley foral que "amplíe, rectifique incluso la norma sobre el restablecimiento de la Cámara, y que garantice una mayor independencia funcional del propio Parlamento".

Mariano Zufía considera que el presupuesto de este organismo para este año -28.610.000 pesetas- es exiguo y que debe de contar con mayores medios, tanto técnicos como humanos, para desempeñar mejor su labor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de septiembre de 1982

Más información

  • Fundada hace seiscientos años y abolida en 1836, el pasado mes de mayo reinició de nuevo sus funciones