Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 28 de octubre, elecciones generales

Garrigues no descarta una coalición de los liberales con AP

Antonio Garrigues, líder del Partido Demócrata Liberal, declaró ayer que no descarta la posibilidad de una coalición con Alianza Popular en los próximos comicios, ni tampoco la de presentarse en solitario. Antonio Garrigues goza de plenos poderes a la hora de determinar el establecimiento de coaliciones, salvo que decida que el PDL concurra en solitario, en virtud del voto de confianza que le fue otorgado en la asamblea de promotores de dicho partido celebrada ayer.El único condicionante impuesto por dicha asamblea a la hora de establecer una negociación es que la identidad y la ideología progresista y liberal del partido no se vea compometida. A lo largo de dicha reunión del PDL, a la que también asistieron algunos de los liberales parlamentarios, que igualmente otorgaron plenos poderes a Garrigues en tales materias, se plantearon todas las posibilidades, desde integrarse en la mayoría natural fraguista, pasando por la inserción en el centro, hasta la no concurrencia electoral o hacerlo en solitario. Esta posibilidad era contemplada por Garrigues con un, cierto orgullo por lo que de confianza en las propias fuerzas y en la oferta liberal implicaba.

Antonio Garrigues declaró que en las próximas 72 horas desvelará su decisión sobre el rumbo electoral que ha de tomar el PDL. Aunque precisé que no consideraba dramática la bipolarización política, se manifestó firme partidario del centro, por lo que reiteró la necesidad de intensificar y lograr un entendimiento entre los tres partidos que se disputan ese espacio (UCD, CDS y PDL).

Para coaligarse con UCD, a juicio de Garrigues, los problemas estriban en que el Partido Democrata Liberal quiere concurrir como tal, y, por otro lado, se desconoce si el partido gubernamental tiene intención de coaligarse con otras formaciones, lo que desnaturalizaría dicho pacto. Asimismo aseguró que el tema de las listas electorales no supondrá un escollo de cara a la negociación de coaliciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982