Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan las posibilidades de disolución de las Cortes y se estudia la fecha de la llamada a las urnas

Tanto el presidente del Gobierno como el de Unión de Centro Democrático coincidieron ayer en asegurar que está próxima la disolución de las Cortes y la consiguiente convocatoria de elecciones. "Tendremos unas elecciones, dentro de no mucho tiempo y de ellas saldrá una mayoría parlamentaria y un Gobierno. Por tanto, podremos decir que esta legislatura habrá llegado a puerto", declaraba Calvo Sotelo a Radio Nacional de España Landelino Lavilla, por su parte, afirmaba en Santiago de Compostela que las elecciones no están lejos". En cualquier caso, se evitará a toda costa que la campaña electoral coincida con el previsto viaje del Papa Juan Pablo II, que finalizará el 24 de octubre.

La única razón por la que podría suspenderse la visita de Juan Pablo II sería que el viaje, previsto para mediados de octubre, coincidiese con la campaña electoral oficial, cosa que el Gobierno quiere evitar a toda costa y que, siempre según estos medios, estaría obligando a complicadas combinaciones de fechas.El presidente de la Conferencia Episcopal española, monseñor Gabino Díaz Merchán, declaró que una coincidencia de la llegada del Papa con "el período propiamente preelectoral" sería una descortesía para con el Santo Padre". Según Díaz Merchán, las fechas de la llegada del Papa se mantienen, "a mí no me han dicho nada en contra. Y no tengo motivos para pensar que se cambien por ninguna causa".

Todo hace pensar que existen cada vez menos posibilidades de que se reabran las Cámaras en septiembre. El ministro de Obras Públicas, Luis Ortiz, un hombre estrechamente vinculado a Calvo Sotelo, declaró ayer en Segovia que, "personalmente, me inclino por la disolución anticipada de las Cortes", subrayando que "las elecciones podrían celebrarse en noviembre, más o menos", y que la campaña electoral podría comenzar inmediatamente después del final del viaje del Papa a España, que concluye el 24 de octubre.

Sin embargo, el secretario de Organización de UCD, Rodolfo Martín Villa, manifestaba ayer que no tiene noticias sobre la disolución de las Cortes en fecha próxima. "Soy un parlamentario de a pie", dijo, "que desea que continúe la vida normal de las dos cámaras porque el estatuto de mi provincia está sin aprobar".

La agencia Europa Press añadía que, si se abre el Congreso de los Diputados para tramitar los Estatutos autonómicos pendientes (Baleares, Castilla-León y Extremadura), como era la idea inicial de UCD del Gobierno, habrá que llegar necesariamente hasta mediados de noviembre, pues lo aprobado en el Congreso debe pasar también al Senado, y esta Cámara tiene también sus plazos. Pero, con otros veintisiete diputados perdidos en las últimas semanas, UCD no puede permitirse casi tres meses más de período legislativo, y menos aún la que entonces sería obligada presentación de los presupuestos generales del Estado. Así pues, en estos momentos parece lo más lógico pensar que el decreto de disolución se producirá antes de la oficiosamente anunciada fecha de reapertura de las Cortes (14 de septiembre). Consta, sin embargo, que Calvo Sotelo, que hoy regresa a Madrid, dando por finalizadas sus vacaciones en Ribadeo, mantiene gran reserva sobre el tema y no ha comunicado sus intenciones a los dirigentes de otros partidos políticos, que, sin embargo, parecen convencidos de que la disolución será rápida.

El presidente del Gobierno, poniendo fin a muchos rumores -ayer, una importante emisora llegó a difundir la hipótesis de una pronta dimisión de Calvo Sotelo, algo que fuentes gubernamentales consideraron un disparate-, declaró ayer: "Pienso ir a las elecciones próximas dentro del único partido al que he pertenecido en mi vida, Unión de Centro Democrático, y espero seguir en UCD, jugando un papel decisivo y central en la política española". "Creer que UCD ha cumplido ya su función es, a mi juicio, equivocarse por completo", dijo Calvo Sotelo, entrevistado por Radio Nacional. "Unión de Centro Democrático tiene aún mucho que hacer después de las elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de agosto de 1982

Más información

  • Lavilla y Calvo Sotelo coinciden en señalar que las elecciones no están lejos