Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Ramón Caso, colaborador de Calvo Sotelo, presenta su dimisión para integrarse en el proyecto de Suárez

José Ramón Caso, uno de los más directos colaboradores del presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, dejó ayer su despacho del palacio de la Moncloa para ponerse al servicio de Adolfo Suárez. Este hecho supone un paso adelante en la formación del partido político del ex presidente del Gobierno. José Ramón Caso, secretario de organización de Unión de Centro Democrático (UCD) durante la época de Suárez, aplicará sus conocimientos en este campo para poner en marcha el proyecto político del suarismo.Caso era uno de los cuatro principales asesores del presidente Calvo Sotelo. En cuanto a los otros tres, José Ignacio Wert, Daniel Busturia y Eugenio Nasarre, podría producirse en breve la baja de este último, si se confirma su pase al partido, de la mano de Landelino Lavilla, como secretario de Información.

Mientras todo parece indicar que la formación del partido político de Adolfo Suárez, y su presentación ante la opinión pública, es cuestión de días, Landelino Lavilla intentará, posiblemente mañana, tender un último puente a Suárez para que este no abandone UCD. Una fuente muy próxima al actual presidente plenipotenciario centrista apuntó ayer la posibilidad de que Lavilla ofrezca a Suárez "un importante cargo en UCD", ofrecimiento que vendría acompañado de la garantía de que el partido centrista, mientras lo presida Lavilla, no pactará con otras fuerzas políticas situadas a su derecha e intentará conservar su carácter originario de centro popular, reformista y modernizador.

No obstante, las personas que apoyan el acercamiento de Lavilla a Suárez se muestran bastante escépticas sobre los resultados. La entrevista entre arribos líderes centristas, prevista para mañana, a la espera de que el ex presidente Suárez regrese a Madrid después de visitar a su hijo, hospitalizado en Granada, es muy probable que termine sin acuerdo. Y así lo reconocen de antemano tanto los colaboradores de Lavilla como los de Suárez. Ayer hubo una conversación telefónica entre ambos.

Medios centristas no dejan de recordar que Suárez ha dado ya demasiados pasos hacia la formación de su propio partido político como para integrarse ahora en una UCD que él cree susceptible de derechización. El último eslabón que queda por constituir del partido político de Suárez, según un íntimo colaborador del ex presidente, es la cabecera de las listas electorales en diez provincias españolas. Lo demás -estatutos, financiación, equipo y nombre- está todo a punto, según la citada fuente.

También en Arlabán, sede del cuartel general de UCD, se produjeron ayer abandonos, previsiblemente hacia el futuro partido de Adolfo Suárez. Ignacio Roig, adjunto a la secretaría de Información, dimitió ayer de su cargo. Roig se ocupaba de temas relacionados con la información interna, y está considerado como otro experto en la organización de grupos políticos.

Cambios en el secretariado

Las noticias de estas dimisiones se conocieron ayer en Arlabán, mientras Landelino Lavilla comenzaba una reunión, por separado, con los titulares de las diferentes secretarías centristas. Todas las informaciones recogidas ayer en medios de UCD juzgan muy próxima la remodelación de todo el secretariado que controla el aparato del partido en el Gobierno, operación que adquiere mayor importancia, dado que el vértice del poder político ha pasado, merced a los poderes extraordinarios de Lavilla, de la Moncloa a la calle Arlabán.Sin embargo, antes de proceder al nombramiento del nuevo secretario general de su equipo, Lavilla espera conocer los planes definitivos de Suárez. Una fuente muy próxima al presidente del Congreso indicó ayer que un abandono de UCD por parte de Suárez no conlleva, necesariamente, un anticipio de la disolución de las Cortes y de las elecciones generales, aunque, evidentemente, "la situación empeoraría notablemente".

Por lo que se refiere a la remodelación del Gobierno, ésta dependerá de la duración de la legislatura. Si las cámaras se disuelven en septiembre, para forzar las elecciones dos meses después, los cambios de ministros serían únicamente "los imprescindibles", según una fuente cualificada de la sede de Arlabán. Por el contrario, si Landelino Lavilla consigue llevar adelante su tesis de agotar la legislatura, convocándose elecciones para mayo de 1983, la remodelación afectaría a un gran número de carteras, para configurar un Gobierno que refleje la "nueva imagen" que pretende Lavilla.

La gestora del PDP

Por otra parte, ayer quedó formada la junta gestora provisional del Partido Demócrata Popular (PDP), el grupo que encabeza Oscar Alzaga. Varios de los miembros de esta junta, que prepara la convención del partido para el próximo sábado, han dirigido cartas a Landelino Lavilla dándose, de baja en UCD. Otros parlamentarios centristas seguirán el mismo camino en los próximos días, mientras el PDP va configurando su estructura como partido: se ha nombrado gerente al especialista en cuestiones electorales Iñigo Olcoz, y mañana se producirá la presentación a la Prensa del nuevo grupo político.También mañana se revelará la lista de diputados y senadores de UCD que inician la fuga al PDP, lista que aún permanece incompleta, dadas las reticencias de varios de estos parlamentarios a abandonar definitivamente el partido en el Gobierno, el cual, según dijo uno de ellos, "ahora, presidido por Lavilla, podría dar un giro positivo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 1982

Más información

  • Probable entrevista mañana entre Lavilla y el presidente honorario de UCD