Matar antes el oso

Nos hemos ocupado tantas veces de la crisis de UCD, que a la hora de comentar la última reunión de su Comité Ejecutivo podemos considerarnos dispensados de repetir los argumentos que hemos expuesto reiteradamente a nuestros lectores. Vamos, pues, a sintetizar nuestro punto de vista en una sucesión de proposiciones breves y categóricas.Primera. Las durísimas acusaciones que el secretario general del PSOE ha hecho al Gobierno y a UCD están justificadas. (...)

Segunda. La exigencia de elecciones inmediatas que ha hecho el señor Felipe González es lógica desde su punto de vista. Probablemente ha influido la consideración de que no va a dar más de sí la fecunda etapa (fecunda para el PSOE) en que éste ha legislado y hasta gobernado a través de un Gobierno cuya vida dependía de sus votos. ( ... )

Tercera. Se convoquen las elecciones ahora, en septiembre o después, las elecciones están ya ahí.

Cuarta. El problema no es si el señor Suárez se queda o el señor Suárez se va. Sin que tengamos la menor animosidad personal, creemos que el señor Suárez es pasado, y lo peor que podría ocurrirle a UCD es sacrificar su futuro a quien, con toda probabilidad, acabará abandonándola para seguir su propio camino.

Quinta. Tampoco puede ser la solución ninguna fórmula que se agote en los cuadros actuales de un partido que ha perdido la confianza de gran parte de su electorado, sin que el proceso se haya detenido. ( ... )

Es hora de grandes decisiones y no de paños calientes. Ni de seguir engañándose con mitos como el de "espacio político centrista". Como hemos dicho, centro es ya todo, y el espacio que debe importarle a UCD es aquel hacia el que se le escapan los votos. La reunión del Comité Ejecutivo de UCD demuestra que ha empezado a abrir los ojos a lo que todo el mundo veía menos él. ( ... )

, 4 de julio

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de julio de 1982.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50