Una bomba destroza a un niño de diez años en Rentería

Una bomba oculta en el interior de una pequeña mochila hizo explosión minutos después de las 12.00 horas de ayer en Rentería, destrozando al niño Alberto Muñagorri Berdasco, de, diez años, quien al cierre de esta edición se debatía entre la vida y la muerte. La explosión se produjo cuando el niño golpeó con el pie un bulto que se encontraba abandonado a unos metros de distancia de la entrada de un almacén de Iberduero. El bulto había sido anteriormente manipulado por varias personas, sin que hiciera explosión el artefacto que estaba compuesto por medio kilo de Goma 2 y metralla.

Tanto la Policía Nacional como los miembros de la Policía Municipal de Rentería tenían conocimiento, al menos desde las 2.30 de la madrugada del viernes, de la existencia de un paquete sospechoso en la puerta de entrada del almacén de Iberduero.El niño, cuyo estado es calificado de crítico por los médicos que le intervinieron ayer durante más de cinco horas, en el hospital de la Cruz Roja de San Sebastián, ha perdido ya una pierna y probablemente quedará ciego. Sufre, además, fracturas múltiples y heridas de consideración, producidas por el impacto de la onda expansiva y la inclusión de la metralla en el pene, testículos, cara, espalda, tórax y abdomen.

El atentado contra la oficina de Iberduero en Rentería coincidió con la celebración, ayer en Bilbao, de la junta general de esa empresa eléctrica.

Páginas 15 y 45

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS