Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modesto Fraile y Carlos Gila abandonan UCD por la integración de Segovia en Castilla-León

Los diputados segovianos de UCD Modesto Fraile y Carlos Gila abandonaron ayer UCD y de cidieron pasar al Grupo Mixto, y dejar el primero de ellos la vicepresidencia del Congreso, a causa de la tramitación de un proyecto de ley de incorporación de Segovia al futuro ente autónomo de Castilla-León, cuya remisión a la Cámara baja por parte del Consejo de Ministros fue acordada ayer por la mañana por la Comisión de Subsecretarios. El Grupo Mixto con tará con 25 miembros, y el de UCD quedará reducido a 149.La decisión del Gobierno de remitir a las Cortes dicho proyecto de ley, en cumplimiento de uno de los puntos pendientes de los acuerdos autonómicos UCD-PSOE, fue calificada ayer como "una puñalada por la espalda a los diputados centristas y a Segovia" por Modesto Fraile. Este dijoque tuvo noticia del proyecto del Gobierno en los pasillos del Congreso, y que inmediatamente comunicó al presidente del Grupo Centrista su decisión de abandonar la vicepresidencia del Congreso y pasarjunto con Carlos Gila al Grupo Mixto, en señal de protesta.

Jaime Lamo de Espinosa y Landelino Lavilla trataron en un primer momento de convencer a Fraile de que aplazara su decisión. Lo mismo haría poco después el presidente Calvo Sotelo, quien telefoneó a Fraile, según revelé éste a EL PAIS, para saber por qué se iba del grupo. El diputado segoviano le contestó "que ya debía de saberlo desde antes". El presidente del Gobierno pidió entonces al vicepresidente primero del Congreso que aguardara unos días o incluso unas horas antes de hacer firme su decisión, con el fin de buscar una solución al conflicto.

"Yo le he dicho que esperaba sólo unas horas", declaró Modesto Fraile a EL PAIS. "Sólo revisaré mi decisión de irme de UCD y de la vicepresidencia si me dan garantías de que ese proyecto de ley no está en la intención del propio Gobierno y, por tanto, no se tramita. Le he dicho al presidente que ese proyecto de ley es inconstitucional y supone una agresión flagrante a los deseos manifestados por el pueblo segoviano de no integrarse en el futuro ente autónomo de Castilla-León, al que no veo ningún futuro".

Interpretaba ayer Modesto Fraile la tramitación repentina por parte del Gobierno del ya citado proyecto de ley y la aceleración de la elección del defensor de pueblo como una contrapartida de UCD al PSOE para que este partido no urja la dimisión de Robles Piquer por trámite parlamentario.

Negó Fraile que tenga interés en crear un partido de carácter provincial o cantonalista. "La tendencia es en principio a una operación política diferente, nueva, de carácter nacional y de centro".

Un Estatuto congelado

En la actualidad el proyecto de estatuto de autonomía para Castilla-León espera su entrada en la Comisión Constitucional del Congreso tras su pase por ponencia. El informe de la misma no ha sido aún firmado por comunistas y socialistas, que ayer se mostraban especialmente satisfechos por el anuncio de la tramitación por parte del Gobierno del proyecto de ley de integración de Segovia en la futura comunidad autónoma de Castilla-León. "Esa es la razón por la que está prácticamente congelado el estatuto", declaró ayer a ELPAIS el socialista Demetrio Madrid, uno de los ponentes del mismo. El diputado socialista manifestó que el debate del estatuto de Castilla-León en comisión se complicará algo, dado que habrán de producirse modificaciones en cuanto a las representación de las provincias en el Parlamento, contando con la incorporación de Segovia. En ese caso Catilla-León tendría representantes de nueve provincias.

Calvo Sotelo: "No se pueden modificar las reglas"

"No se pueden modificar las reglas para retener a los diputados", ha declarado el presidente del Gobierno y de UCD, Leopoldo Calvo Sotelo, en relación con el abandono del Grupo Parlamentario Centrista por parte de los diputados Modesto Fraile y Carlos Gila, según informa Efe. Calvo Sotelo añadió que "todo partido tiene sus reglas de juego y sus militantes tienen que respetarlas; lamento que algunos no las acepten".

Respecto de la acusación realizada por el diputado Carlos Gila de que el Gobierno había roto un compromiso de no integrar a Segovia en la comunidad autónoma de Castilla-León, el presidente del Gobieno declaró: "Yo no he roto ningún compromiso y no es mi costumbre romper los compromisos que adopto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de junio de 1982

Más información

  • El Grupo Centrista queda con 149 diputados