Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Diario de Valencia' salió ayer a la calle por última vez

Con un gigantesco adeu sobre la fotografía de una máquina de escribir, Diario de Valencia, que salió por primera vez a la calle el día 17 de diciembre de 1980, se despedía ayer de sus lectores. Las dificultades económicas han llevado a Valenciana de Noticias, SA (Vanosa), empresa editora del diario, a suspender la publicación del mismo, aunque no se especifica si con carácter definitivo o provisional. Como ha venido informando EL PAlS, la cabecera y diversos efectos de Vanosa se encuentran bajo orden judicial de embargo preventivo a instancias de la empresa Foco-Berthe, que imprimía la publicación. Foco-Berthe había presentado una demanda ejecutiva contra Vanosa por impago de letras que suman hasta 5.600.000 pesetas, lo que constituiría una parte de las deudas que la editora había contraído con la impresora.

El periódico, que como última página reproducía ayer la portada de su primer número, incluía un artículo firmado por su director, Jesús Montesinos, en el que, entre otras cosas, decía: "A partir de mañana, su cita diaria con la información valenciana se reducirá a dos opciones: los quioscos tendrán más espacio libre, pero los valencianos habremos perdido una batalla más en el deseo de normalizar este país.

"Diario de Valencia', añadía, "ha sido el éxito periodístico y político más importante que el País Valenciano ha tenido en los últimos años. Hemos satisfecho nuestros proyectos de publicidad y venta y hemos apostado, ganando, por una autonomía sin vencedores ni vencidos".

Según manifestó ayer Montesinos a este periódico, lo que, a su juicio, ha hecho que el diario haya llegado a desaparecer ha sido la ausencia de un proyecto empresarial adecuado a medio y largo plazo, del que carecía. Es eso lo que explicaría que desaparezca al año y medio de salir a la calle, a pesar de tener publicidad y ventas aceptables.

Por su parte, la asamblea de trabajadores de Diario de Valencia, en un artículo titulado "Nos condenan al silencio", señala que "la desafortunada actuación empresarial y los excesivos costes" han frustrado la continuidad del periódico, y que, "como trabajadores, lo que nos queda exigir a la empresa es el cumplimiento del compromiso final para una solución laboral digna, y como profesionales del periodismo, la esperanza y el deseo de que Diario de Valencia no sea el último proyecto de una Prensa democrática, progresista y defensora de los intereses del País Valenciano.

Para el presidente de la junta de fundadores de Diario de Valencia, Joaquín Maldonado, "ha sido un intento muy noble de crear una nueva vía informativa en Valencia, que, desgraciadamente, no ha podido consolidarse". Manifestó que confiaba en que la empresa resuelva la situación económica con nuevas inversiones para reanudar la publicación del diario.

En realidad, el cierre del periódico se ha producido porque no llegaron a buen término las conversaciones entre un grupo de empresarios valencianos y varios accionistas vinculados al PSOE de cara a realizar nuevas inversiones.

Maldonado había dimitido como presidente de la junta de fundadores hace aproximadamente un mes, y el presidente del consejo de administración, José Antonio Cervigón, había renunciado posteriormente a su cargo. Para acordar suspender la publicación del diario hubo que realizar dos convocatorias del consejo de administración, ya que en la primera no se alcanzó la presencia suficiente como para poder tomar decisiones.

En la madrugada de ayer, el comité de empresa Regó a un acuerdo con el consejo de administración para que sea el primero quien administre los ingresos que haya desde ahora en el diario, y que calculan entre diez y doce millones de pesetas. El acuerdo, sin embargo, había sido desautorizado por el director general de Vanosa, Antonio Herrero, según manifestó a EL PAIS el accionista mayoritario de Foco-Berthe, Juan Gabriel Cort: "El periódico es viable y sus pérdidas se podrían dejar fácilmente en unos dos millones mensuales, que es un coste muy soportable. Esto ha sido un asesinato, y yo voy a ponerme a trabajar para tratar de volver a sacar en breve en Valencia este mismo u otro periódico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 1982

Más información

  • PRENSA