Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La visita de Juan Pablo II a Portugal

El sacerdote integrista español acusó al Papa de ser responsable de la actual situación de Polonia

Juan Fernández Krohn, sacerdote español de 32 años de edad, que fue detenido por la policía portuguesa cuando intentaba abalanzarse sobre el Papa, Juan Pablo II, en Fátima armado con una bayoneta, hizo responsable al Pontífice de la actual situación que vive Polonia.

Así lo declaró a la policía judicial portuguesa que le interrogó durante tres horas tras su detención. Fernandez Krohn resposabilizó también al Papa de la represión que sufren los católicos en Polonia y los militantes del movimiento Solidaridad.El sacerdote español, que comparecerá hoy ante el juez de instrucción, fue acusado oficialmente ayer por la policía portuguesa de intento de homicidio. La policía considera que el detenido goza de plena salud mental, en contra de la opinión del cardenal Agostino Casaroli, quien a través de Radio Vaticano, opinó que se trataba de un fanático "trastocado y tal vez un paciente de perturbaciones mentales".

El incidente se produjo cuando, después de rezar el rosario en la capilla de las Apariciones del santuario, Juan Pablo II comenzó a subir, rodeado de todo el episcopado portugués, la escalera del altar mayor, preparado al aire libre, donde ayer celebró una misa.

Millones de personas han podido ver, en sus pantallas de televisión, cómo la policía sujetaba a un individuo joven, vestido con una sotana, que se resistía violentamente, mientras el Papa, vuelto hacia atrás, dirigiendo su mirada al lugar del tumulto y en silencio, daba su bendición. Al sacerdote se le oyó gritar: "Muera el comunismo" y "Muera el Concilio Vaticano II. El Papa, después de dirigirle unas últimas palabras, se retiró a sus aposentos, en el recinto del santuario.

Más tarde, la policía, además de revelar el nombre completo y la nacionalidad del agresor, indicó que se le había incautado, en un maletín, una bayoneta de fusil Mauser, de la primera guerra mundial, con una lámina de cerca de cuarenta centímetros.

El sacerdote Fernandez Krohn ha pertenecido a la corriente tradicionalista del arzobispo Lefebvre que considera que las medidas liberalizadoras del Concilio Vaticano II han sembrado la confusión en la Iglesia y abierto la puerta a la crisis de los valores fundamentales del cristianismo.

Responsables del seminario internacional de Econe (Suiza), que dirige el arzobispo tradicionalista, rechazaron "terminantemente" el comportamiento del sacerdote Fernandez Krohri, qué calificaron de "insensato", en una declaración a nuestro corresponsal en Ginebra, Alejandro Fush.

Los máximos responsables del seminario, después de una hora y media de conferencia, declararon que Fernandez Krohn fue ordenado por monseñor Lefevbre, pero subrayaron que desde hace dos años no pertenece a su fraternidad. Sin embargo, la agencia France Press informa que desde hace un año, Juan Fernandez Krohn compartía el priorato de la fraternidad sacerdotal de San Pio X de Rou, en y la comunidad de Surenes, en la región parisina, tras una estancia en Latinoamérica, concretamente en Brasil y Argentina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1982