Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos peligrosos delincuentes internacionales, detenidos en un céntrico hotel de Madrid

Dos peligrosos delincuentes internacionales, conectados con la Mafia italiana de la droga, uno de ellos implicado, al parecer, en el secuestro en Francia del presidente de la Fiat, fueron detenidos el pasado 25 de abril en Madrid en una operación conjunta realizada entre el grupo especial de estupefacientes de Sevilla y miembros de la Brigada Central de Estupefacientes de la capital de España. La policía intervino a uno de los delincuentes, detenidos en un céntrico hotel de Madrid, más de tres kilogramos de cocaína, valorados, a precio de mercado, en no menos de 300 millones de pesetas, dada la buena calidad de la droga ocupada.

Los peligrosos delincuentes son Angel Custodio Rivero Esperanza, de 52 años, natural de Santiago de Chile, y Vicenzo Giarratana, de 37 años, nacido en Vizzini (Italia). En el momento de su detención, ambos portaban documentación falsa a nombre de Luigi Catalano, italiano, y Luicio Federico Gugliametti, argentino, pero la policía española, tras someterles a los correspondientes exámenes dactiloscópicos, pudo conocer sus verdaderas identidades.La operación policial que llevó a la detención de estos dos delincuentes comenzó hace alrededor de tres semanas con la detención de un grupo de traficantes de droga en Huelva que, según parece, estaban conectados con Giarratana y Rivero. La Brigada Especial de Estupefacientes de Sevilla, que se hizo cargo de este caso, alertó a la Brigada Central de Madrid, y como fruto de esta colaboración fue organizada la operación que dio con la aprehensión de Giarratana y Rivero.

Colaboración del hotel

A mediodía del pasado día 25, un grupo de inspectores detuvo en el salón de un hotel madrileño, cuyo nombre no ha sido facilitado, a Giarratana, quien, en ese momento, llevaba una bolsa con los tres kilos de cocaína. Según alguno de los policías que participaron en esta operación, la colaboración por parte del personal del hotel fue excelente. Una vez trasladado el detenido a la Dirección de la Seguridad del Estado, en la puerta del Sol, y tras ser interrogado, pudo arrestarse esa misma tarde en las inmediaciones de otro hotel próximo al primero al chileno Rivero.La detención de estos dos hombres fue silenciada temporalmente , ya que la policía trató de investigar la posible conexión de estos dos delincuentes con alguna probable red de tráfico de droga en España, sin que, por el momento, se tenga constancia de tal relación. También este retraso fue motivado porque la policía española se puso en contacto con sus colegas italianos, ya que, según fuentes solventes de la Brigada Central de Estupefacientes, estos dos hombres parece que están conectados con la Mafia italiana de la droga. La información obtenida fue facilitada a través de Interpol a la policía italiana, aunque, también por el momento, este silencio no ha logrado ningún resultado positivo.

Detenido dos veces en España

Vicenzo Giarratana fue detenido en julio de 1977 en Marbella, en una operación policial que finalizó con la detención de ocho personas, presuntamente implicadas en el secuestro del presidente de la Fiat, el señor Revelli-Beaumont. Tras cursarse la petición de extradición contra él, la Audiencia Nacional denegó tal demanda alegando que el asunto era de tipo político, por lo que el delincuente fue expulsado de España el 15 de diciembre de 1977. Posteriormente, Giarratana volvió a España en abril de 1978 y fue detenido de nuevo en compañía de otro de los implicados en el citado secuestro, Víctor Oscar Castillo, esta vez acusado de haber estafado diversas can tídades de dinero con cheques de viaje falsificados del First National City Bank. En esa ocasión, su detención se produjo tras una espectacular persecución callejera, después de haber sido sorprendido, en un hotel de la Gran Vía.El secuestro de Revelli-Beaumont en París, el 23 de abril de 1977, llevado a cabo en pleno centro de la ciudad, culminó con el pago de un rescate de cien millones de francos franceses (unos 180 millones de pesetas), que fueron depositados en un banco suizo, lo que alertó a las autoridades, facilitándose así la captura e identificación de los supuestos autores de la acción.

La nota oficial facilitada por la Dirección General de la Policía dice que Giarratana y Rivero "están considerados como importantes miembros de una red de tráfico internacional de estupefacientes y crimen organizado. Rivero Esperanza está reclamado por Interpol y Giarratana parece ser que estuvo involucrado en el secuestro del presidente de la Fiat". Asimismo, la nota señalá que ambos tienen un amplio historial, que abarca desde el hurto y tráfico de estupefacientes hasta el secuestro y el homicidio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 1982

Más información

  • La policía les intervino 3 kilos de cocaina, valorados en más de 300 millones de pesetas