Una organización minoritaria en torno a Martín Luna

Los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) están dirigidos en la clandestinidad por el único miembro histórico de esta organización que aún no ha sido capturado por la policía, el gaditano Juan Martín Luna. Este terrorista es también el único de los cinco dirigentes fugados de la Prisión de Zamora hace algunos años que ha podido evadir la persecución del Mando Unico para la Lucha Contraterrorista (MULC).Los GRAPO constituyen actualmente, a juicio de la policía, una minoritaria organización, con menos de diez hombres, que se encontraría situada en torno al citado Martín Luna, al parecer residente en un lugar desconocido de Barcelona o su periferia. La policía basa sus sospechas sobre el número actual de miembros de esta organización que integran comandos armados en dos hechos: las numerosas detenciones producidas en los últimas años, que han motivado el encarcelamiento de toda la plana mayor y de la mayoría de los comandos operativos, y los sucesivos golpes dados al PCEr, organización de la que se suele nutrir los GRAPO.

Más información
La Guardia Civil localiza un piso de los GRAPO en un barrio de Madrid

Esta organización ha estado al parecer inactiva durante varios meses. El último atentado mortal que se le recuerda es el perpetrado el pasado año en Madrid contra el general de brigada, Andrés González de Suso. Martín Luna habría aprovechado estos meses siempre según fuentes policiales, para recomponer entre sus pocos seguidores algunos comandos, al frente de uno de los cuales se podría encontrar Alfonso González Cambeiro, terrorista que junto con José Pérez Conde, ambos procedentes del PCEr, serían los únicos capacitados para ello González Cambeiro y Pérez Conde no tienen delitos de sangre probados, al contrario que Martín Luna, al que la policía acusa de asesinar al capitán de la Policía Armada, Florentino Herguedas, en Madrid en septiembre de 1977.

Precisamente el MULC estuvo a punto de localizar a Martín Luna el pasado mes de octubre a raíz de la detención en Cádiz del "grapo" Pedro Luis Cuadrado, que era uno de sus enlaces. Tras el interrogatorio del detenido, la policía descubrió un piso deshabitado en Barcelona en el que había vivido días antes el máximo dirigente de los GRAPO.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS