Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno nombra a Ricardo Arozarena nuevo capitán general de Madrid

El teniente general Ricardo Arozarena Girón, hasta ayer máximo responsable de la IV Región Militar (Barcelona), ha sido nombrado capitán general de Madrid, destino en el que sustituye al teniente general Guillermo Quintana Lacaci, desde el pasado día 12 en situación de reserva activa. Este nombramiento ha traído consigo una pequeña, aunque importante, remodelación en destinos directivos del Ejército, que afecta a las regiones militares de Barcelona y Valladolid, para cuyo mando han sido nombrados, respectivamente, los tenientes generales José Antonio Sáenz de Santa María y Fernando Soteras Casamayor, este último ascendido al citado eMDleo en el Conscio de aver.

Junto a esta importante remodelación en tres capitanías generales, el Gobierno ha decidido nombrar gobernador militar de la plaza de Bilbao al general de división Luis Pinilla Soliveres, ex director de la Academia General Militar y persona de gran trayectoria democrática. Este general fue sustituido recientemente en su anterior destino por Juan Bautista Sánchez-Bilbao, otro general de reconocida lealtad al Rey y a las instituciones democráticas.Fuentes militares próximas a los órganos de decisión del Ejército indicaron a este periódico que con estos nombramientos de tenientes generales concluyen prácticamente, al menos hasta el próximo verano, los ascensos y destinos en el último empleo del generalato, motivados por el pase a la reserva activa de cuatro tenientes generales, dos de ellos ya en esa situación, los tenientes generales Francisco Mendívil y Guillermo Quintana.

No se descarta que en una próxima reunión del Gobierno se decida cubrir la vacante existente en el Mando Superior de Apoyo Logístico del Ejército. Este destino, que lo ostentaba hasta su pase a la reserva activa el teniente general Mendivil, lo podría ocupar bien el teniente general Fermin Casado Cepeda, ascendido semanas atrás y actualmente en situación de disponible, o cualquier otro teniente general próximo al ascenso.

Los dos tenientes generales cuya baja en la escala activa se producirá en breve son José Gabeiras, ex jefe del Estado Mayor del Ejército y actual vocal del Consejo Superior del Ejército, que pasará a la reserva activa el próximo 23 de abril, y José Hernández Ballesteros, miembro del Consejo Supremo de Justicia Militar, que lo hará dos días después. Precisamente el pase a la reserva activa de estos dos tenientes generales no conlleva abandonar destinos, ya que en ambos caso se da la circunstancia de que pueden seguir en ellos en la nueva situación.

Numerosas especulaciones

El nombre del nuevo capitán general de Madrid ha sido objeto de especulación en los últimos días en diferentes medios de comunicación y sectores sociales, barajándose en algunos casos la posibilidad de que el destino recayera en el actual jefe del Mando Superior de Personal, teniente general Gerardo Mariñas, persona que contaba con el apoyo de importantes sectores de la cúspide militar, o en el hasta ayer capitán general de la VII Región Militar, teniente general José Antonio Sáenz de Santa María, candidato de un importante sector de ministros del Gobierno, entre los que no se encontraba el titular de Defensa, Alberto Oliart, aunque sí el de Interior, Juan José Rosón, a cuyas órdenes ha estado este militar cuando era inspector general de la Policía Nacional.

Alberto Oliart, ministro de Defensa, hizo ayer unas declaraciones a Europa Press en las que dijo que había sido elegido el teniente general Arozarena Girón para ocupar la Capitanía General de Madrid porque se trata de uno de los generales de más antigüedad entre los que todavía permanecen en la escala activa, y añadió que en los nombramientos de ayer "no han influido en absoluto las campañas de Prensa llevadas a cabo en los últimos días". Sáenz de Santa María, por su parte, manifestó que él nuca había solicitado Madrid y que en su orden de preferencias, presentado por escrito, figuraban Burgos, Barcelona y Canarias.

Sin embargo, observadores militares piensan que el titular de Defensa ha buscado una solución intermedia y temporal para intentar calmar a sus propios compañeros de Gabinete, que perseguían el nombramiento de Sáenz de Santa María como capitán general de Madrid. Oliart podría haber sugerido la idea de que este militar ocupe hasta enero de 1983, mes en que pasa a la reserva activa el teniente general Arozarena, la dirección de la Capitanía General de Cataluña, de manera que en esa fecha pueda ser nombrado capitán general de Madrid, de forma que, como le queda bastante tiempo en activo, pueda llegar a Madrid con la experiencia del mando sobre dos importantes regiones militares.

Trayectoria democrática

De todos estos nuevos mandos, los más conocidos en sectores democráticos son el propio Sáenz de Santa María, de (53 años, y Luis Pinilla, de sesenta. En cuanto a Sáenz de Santa María, ascendido a teniente general el 13 de enero de 1979 y hasta ayer capitán general de la VII Región Militar (Valladolid), su biografía en los últimos años le sitúa cerca de importantes misiones dependientes del Ministerio del Interior. Este general fue durante varios años jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, desde donde pasó a la Policía Nacional como inspector general, destino que simultaneó durante algún tiempo con el cargo de delegado especial del Gobierno en el País Vasco.

Bajo el mand.o del general Sáenz de Santa María, la Policía Nacional llegó a ser un cuerpo prestigiado, rodea,do del afecto popular y muy lejano de aquella memoria represiva de otros tiempos. La lealtad de este militar al Rey y a las instituciones democráticas quedó lo suficientemente clara con motivo del fallido golpe de Estado del pasado año, al situar a las fuerzas de la Policía Nacional al ladc de la Constitución.

Ricardo Arozarena, de 64 años, ascendió a teniente general en mayo de 1979, siendo nombrado, a su vez, director del Centro Superior de Estudios de ladel pasado año, al situar a las fuerzas de la Policía Nacional al lado de la Constitución.

Ricardo Arozarena, de 64 años, ascendió a teniente general en mayo de 1979, siendo nombrado, a su vez, director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), destino que dejó a raíz del 23-F para hacerse cargo de la Capitanía General de Cataluña, que se quedó vacante al sustituir su anterior titular, Antonio Pascual Galmes, al entonces recién arrestado Jaime Milans del Bosch. Arozarena ocupó con anterioridad a estos destinos la jefatura del Servicio de Información Militar (SIM) del Alto Estado Mayor. "La Constitución y las Reales Ordenanzas", dijo este militar en su última toma de posesión, "son nuestra constante guía".

El nuevo capitán general de Valladolid, Fernando Soteras, de 63 años, ocupaba con anterioridad a este nombramiento la dirección de Enseñanza del Ejército, destino en el que sustituyó al fallecido general de división Marcelo Aramendi. La gestión de Soteras en su último puesto no ha sido, a juicio de algunos sectores militares, del todo satisfactoria, ya que, siempre según estas fuentes, no ha existido mucho interés en adaptar aspectos esenciales de la docencia castrense a la realidad democrática.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de abril de 1982

Más información

  • Sáenz de Santa María, destinado al frente de la IV Región Militar (Cataluña)