Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Partidos y sindicatos agrarios se disputan el control de las cajas rurales

Los partidos políticos y los sindicatos agrarios se disputan actualmente el control de las cajas rurales, "entidades a las que todavía no ha llegado la democracia", según han señalado a EL PAIS fuentes de las organizaciones del sector agrario. Sin embargo, para realizar esta operación antes será necesario que abandonen las mismas sus actuales dirigentes, capitaneados por Domingo Solís, y que están vinculados en su mayor parte al anterior regimen y a la extrema derecha.

Las cajas rurales, que cuentan con cerca de 450.000 millones de pesetas en recursos ajenos, están concebidas como cooperativas de crédito para el sector agrario, manejan un importante volumen de dinero y están extendidas por toda la geografia nacional. Controlando sus principales puestos se controlaría también la práctica totalidad de las cooperativas agrarias existentes en España agrupadas en las Uteco (Uniones Territoriales de Coperativas) y en Unaco (Unión Nacional de Cooperativas), que en el caso de algunos productos, como el vino, llegan a controlar el 60% de la producción total.Para los sindicatos agrarios, esto supondría la posibilidad de hacerse con recursos económicos de los que actualmente carecen y de aumentar su implantación, y a los partidos políticos les garantizaría el voto del medio rural en las elecciones. Sin embargo, hasta ahora, ni unos ni otros han logrado desbancar a los ultraderechistas de los puestos que ocupan. Tan sólo en Navarra, la Unión de Agricultores y Ganaderos, con una estrategia que todos los sindicatos pretenden seguir, ha logrado introducir a sus miembros en la Caja Rural y en la Diputación.

Irregularidades

Algunas organizaciones agrarias de ámbito nacional están realizando investigaciones en varias de estas entidades, ya que han recibido algunas denuncias de irregularidades por parte de sus afiliados. También se quejan de que las cajas rurales, financiadas por agricultores y ganaderos, aportan recursos en numerosas operaciones que nada tienen que ver con el sector agrario.Durante los últimos años, el aumento en la captación de recursos por parte de las cajas rurales ha crecido en torno al 30% (casi el doble que los de las restantes cajas de ahorro y la banca privada). La explicación de este fenómeno está en los escasos trámites que exigen estas cooperativas de crédito a los peticionarios comparado con los exigidos por las restantes entidades financieras. "De todos es conocida la poca afición que los agricultores y ganaderos profesan a los trámites burocráticos", según han señalado medios agrarios.

La Administración también ha realizado en los últimos cinco años numerosos intentos para establecer un control, desde el punto de vista financiero, de estas entidades sin haberlo conseguido. En estos momentos los representantes de los ministerios de Economía y Comercio han vuelto a iniciar una operación destinada a la creación de un fondo de garantía de depósitos para las cajas rurales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de marzo de 1982

Más información

  • Cuentan con 450.000 millones de pesetas en recursos ajenos