Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa condena la violencia en El Salvador

El Papa Juan Pablo II habló por primera vez el domingo sobre la guerra civil en El Salvador para condenar las atrocidades cometidas, "tanto por la guerrilla como por la acción de grupos armados para sofocar la oposición".En su alocución dominical, Juan Pablo II acusó directamente a la guerrilla de "producir luto en ciudades y pueblos, destruir puentes, carreteras e instalaciones económicas de vital importancia".

A continuación arremetió contra los otros "grupos armados", -sin especificar los nombres de Ejército, fuerzas paramilitares o Junta de Gobierno- a quienes acusó de no ser menos "duros y severos" que la guerrilla en sus actuaciones.

En la plaza de San Pedro, ante unos 30.000 peregrinos, el Papa afirmó que "son los países extranjeros quienes envían las armas y es el pueblo de El Salvador el que pone los muertos". "Se trata de una población", añadió, "que está pagando un precio altísimo de lágrimas y de sangre".

"La solución", concluyó, "sólo puede consistir en la pacificación y la reconciliación".

Los observadores señalan que esta primera intervención del Papa sobre el tema salvadoreño puede haber sido motivada por el presidente francés, François Mitterrand, -con el que se entrevistó durante el fin de semana- y que está muy sensibilizado por la crisis del país centroamericano. Asimismo, Juan Pablo II ha recibido los testimonios directos de la situación a través de numerosos jesuitas los países de Centroamerica que por estos días están de visita en la capital italiana.

Juan Pablo II, que no viajará por ahora a El Salvador, ha querido' probablemente desactivar algunas críticas que le reprochaban su sistemática denuncia de la situación en Polonia soslayando otros temas importantes, como la cuestión salvadoreña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de marzo de 1982