Rosón afirma que la colaboración antiterrorista con Francia ha empeorado desde que llegó Mitterrand

El ministro del Interior, Juan José Rosón, hizo entrega ayer oficialmente de cien coches Z a la Policía Nacional de Barcelona. Hoy asistirá en Lérida al congreso de Centristas de Cataluña-UCD. Tras reunirse con los gobernadores civiles de las provincias catalanas, excepción hecha del gobernador de Gerona -quien no pudo acudir a consecuencia de la situación en la frontera-, mantuvo una conferencia de Prensa, en la que resaltó que la colaboración con Francia para controlar a la ETA había empeorado desde el acceso de los socialistas al poder.Preguntado por los periodistas sobre si era partidario o no de anticipar las elecciones, se negó a definirse en ningún sentido y desmintió categóricamente haber hecho manifestación pública alguna que pudiera sugerir cuál sea su postura. Sin embargo, y a juzgar por el resto de sus declaraciones, dio la impresión de estar ya en campaña electoral, al afirmar tajantemente que la colaboración con Francia respecto a la cuestión de ETA había empeorado notablemente desde mayo, fecha en que los socialistas llegaron al poder.

"Hoy por hoy", dijo Rosón, "la evolución de nuestras relaciones con Francia es negativa: desde el pasado mayo ha descendido notablemente la colaboración del Gobierno francés, y ello a pesar de que yo mismo he entregado a su ministro del Interior un informe que evidencia que miembros de ETA Militar están en el país vecino y planean actuaciones en España".

Previamente, el ministro había valorado 1981 como un año de avances en la lucha antiterrorista. Explicó que hay tres tipos fundamentales de grupos terroristas: los de extrema izquierda, concretamente el GRAPO, contra los que solo cabe una actuación policial; los de extrema derecha, en cuya desarticulación se han producido éxitos policiales importantes en Madrid, Valladolid, Valencia, Málaga, Sevilla y Guipúzcoa, al desmembrar el Batallón Vasco Español, presunto culpable de nueve asesinatos; y finalmente el fenómeno de ETA.

En la disminución de la actividad de ETA durante el pasado año, añadió, cabe destacar tres factores: el primero, la acción de las fuerzas políticas nacionales, que han proporcionado al Ejecutivo instrumentos legales de operación; en segundo lugar la actitud de la población vasca que tiende a aislar a ETA y, finalmente, la actuación de las fuerzas de seguridad que han desarticulado la infraestructura de los comandos informativos de ETA. Sin embargo, añadió, "ETA está ahí y la lucha durará largo tiempo, especialmente mientras Francia no colabore".

Con respecto al secuestro de Lipperheide, afirmó que las fuerzas de seguridad y él mismo están dedicando a este caso idéntico esfuerzo que al secuestro, felizmente resuelto, del doctor Iglesias.

Finalmente, Rosón afirmó que en el problema de la frontera francesa se habían conjugado junto a las anomalías provocadas por los agricultores franceses, la reacción de los transportistas españoles y una huelga casual de celo en las aduanas francesas. Manifestó que no se le había ocurrido visitar La Junquera, pero que esa misma noche hablaría con el delegado territorial del Gobierno para ver si ello pudiera ser conveniente.

ETAm se responsabiliza del asesinato del policía municipal en Ondárroa

Por otra parte, ETA Militar, en llamadas efectuadas a diversos medios de comunicación vascos, se hizo ayer responsable del asesinato de Benigno García Díaz, policía municipal de Ondárroa. Al condenar el atentado registrado el jueves, la Asociación Profesional de Funcionarios del Cuerpo de Policía Municipal de Vizcaya afirmaba "que es de general conocimiento la apoliticidad del asesinado, quien únicamente ha podido ser vilipendiado por la razón del cumplimiento de su deber en aras de la defensa y protección del ciudadano".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de enero de 1982.

Lo más visto en...

Top 50