Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis de Unión de Centro Democrático

Iñigo Cavero, elegido secretario general de UCD con el 36% de los votos en blanco

El actual ministro de Cultura, el democristiano Iñigo Cavero, fue elegido ayer tercer secretario general de UCD, con 136 votos favorables, cuatro nulos y 79 en blanco, entre un total de 219 miembros que asistieron a la reunión del Consejo Político celebrada ayer en Madrid. Nada más conocerse el resultado de la votación comenzaron las especulaciones sobre a qué sectores ideológicos centristas correspondían los votos en blanco, que representan el 36%, y la mayor parte de ellas apuntaban hacia los hombres del aparato (martinvillistas y suaristas), por algunas referencias concretas del discurso de Cavero.Para hoy, martes, está previstala elección de Jaime Lamo como portavoz del grupo parlamentario del Congreso, a la que seeuirá la crisis de Gobierno, la convocatoria de un nuevo Consejo Político para elegir a los cuatro nuevos miembros del Comité Ejecutivo y la elección a portavoz en el grupo del Senado, con lo que la crisis de UCD podrá considerarse cerrada, al menos en lo que se refiere a los cambios de personas.

El discurso de Iñigo Cavero tenía el mensaje directo de que su labor va a ser «conciliadora», basada en el compromiso político. «Los partidos democráticos», diría después en la conferencia de Prensa, «superan sus conflictos internos con compromisos, y por compromiso entiendo yo el que no haya arandes vencedores ni grandes vencidos, y que una opción no suponga nunca el aplastamiento de la otra», que considera legítima «la competición interna por ver quién alcanza mayores cotas de poder», siempre y cuando el debate sea de verdad interno y se cambien las «actuales formas de los ataques personales y las descalificaciones mutuas».

Pasa a página 15

Recelos democráticos

Iñigo Cavero: "Los votos en blanco que he recibido me van a animar aún más a trabajar por la integración de UCD"

Si ayer pudieron ser suaristas y martinvillistas quienes votaron en blanco la elección del democristiano Ifi Ígo Cavero -que contó con el apoyo decidido de los intecrantes de la plataforma moderada-, para hoy, en la elección de Jaime Lamo a presidente del Grupo Parlarnentario Centrista del Conoreso, se especulaba en medios centristas que los contestatarios pueden ser los democristianos, cuyo peso específico es muy considerable en el grupo y que recelan ante un hombre como Jaime Lamo por su vinculación con Adolfo Suárez. Alcunos dirigentes democristianos recordaban ayer a la salida de la reunión del Consejo Político su impresión de que la designación de Lamo al importante puesto de portavoz formaba parte de los pactos habidos entre Suárez y Calvo Sotelo, bien personalmente a través de conversaciones telefónicas. o bien mediante intermediarios, como Agustín Rodríguez Sahagún y Fernando Abril.Esta situación llevó ayer al deniocristiano Luis Vega Escandón a sentenciar: «La división entre las familias de UCD no hay quien las supere», según contestó al ser preguntado por la agencia Europa Press sobre los votos en blanco. El suarista Rafael Arias Salgado, quien nego que su sector hubiera sido el contestatario a la elección de Cavero, señaló, por su parte que «esos votos no afirmativos se deben a la conciencia personal y al criterio que tiene cada uno del candidato que se presentaba».

El actual secretario de organización, José Ramón Caso, los atribuyó a que los miembros del Consejo Político «no han estado lo suficiente mente motivados, porque la decisión sobre la persona del nuevo secretario general ha sido muy rápida». Esta misma queja era repetida ayer por parte de los representantes de algunas familias centristas. De hecho, y según pudo saber EL PAIS, los liberales llegaron a plantearse el no acudir a la reunión del Consejo Político, debido al aprestiramiento y a la falta de consulta con que Calvo Sotelo designó a su candidato: «En un partido democrático, al menos hay que guardar las formas democráticas», señalaron.

Respecto a la crisis de Gobierno, sigue barajándose la fecha del próximo miércoles o jueves como la que elegirá Calvo Sotelo para remodelar su Gabinete. En principio, continúa la incógnita sobre a cuántas carteras alcanzará la crisis, aunque cada vez se da más por seguro el «ascenso» de Martín Villa a vicepresidente político, y el del actual ministro de Economía, el socialdemócrata Juan Antonio García Díez, a la vicepresidencia económica. Al hasta hoy portavoz del Grupo Parlamentario, Miguel Herrero, parece ser que le ha sido ofrecida la cartera de Cultura, si bien no se sabe si Herrero la ha aceptado. Otro tanto ocurre con el democristiano Oscar Alzaga, probablemente en la cartera de Educación. El actual titular de Agricultura. Jaime Lamo de Espinosa, candidato a portavoz, asumir, probablemente, las secretarías de Estado para la Información y para las Relaciones con las Cortes, todo ello compaginándolo con el cargo de ministro sin cartera, al igual que lo fuera Pío Cabanillas con Adolfo Suárez de presidente.

Por otro lado, Federico Mayor Zaragoza, hasta hace poco,secretario general adjunto de la Unesco y persona de la que se ha dicho que formará parte del próximo Gobierno de Calvo Sotelo, aseguró anoche a Europa Press que no le han propuesto hacerse cargo de ningún ministerio.

Preguntado si aceptaría la titularidad de un ministerio, caso de que se lo propusiera el presidente del Gobierno, Federico Mayor ha indicado: «Soy un científico y, como tal, no puedo plantearme las cosas hasta que son una realidad».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de diciembre de 1981

Más información