Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Gobierno iraní cuenta con la oposición clerical a la reforma agraria

El gran ayatollah Golpayegani, uno de los seis dignatarios chiítas de mayor rango en Irán, afirmó recientemente en Teherán que la ley elaborada por el Consejo de la Revolución iraní sobre la reforma agraria "va contra los preceptos del Islam". Golpayegani añadió que "aquellos que intentan instaurar el socialismo en Irán en nombre del Islam, son traidores a la religión y a los fundadores de la República".Estas manifestaciones, que han sido precedidas por otras del gran ayatollah Marashi Najafi, en las que aseguraba que "ocupar las tierras de los musulmanes es algo realmente contrarío al Islam", constituyen un reto para el nuevo Gobierno iraní que, tras la propuesta del primer ministro Hussein Musavi, comparecerá mañana ante el parlamento de Teherán, Majlis, para su ratificación.

Los observadores destacan que el anterior ' candidato a la jefatura de Gobierno iraní, Alí Akbar Velayati, propuesto por el presidente Sayed Alí Jamenei antes que el actual jefe de Gobierno, Hussein Musavi, fue rechazado por el Majlis y que durante su comparecencia ante el parlamento se refirió a la necesidad de realizar numerosas reformas en la estructura de la propiedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de noviembre de 1981