_
_
_
_

El Consejo Superior del Ejército estudiará en breve la creación del Arma Acorazada

El jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general José Gabeiras, ha remitido ya a los capitanes generales el proyecto de creación del Arma Acorazada, según han informado a Europa Press fuentes militares. Esta iniciativa será estudiada próximamente por el Consejo Superior del Ejército.Las últimas noticias publicadas hace algún tiempo en la Prensa dieron origen a un telegrama del ministro de Defensa a las capitanías, para tranquilizar a sus titulares con la promesa de que no se acordará nada sobre el arma acorazada sin recibir sus opiniones.

Los capitanes generales están ahora estudiando el texto, y sus propuestas serán expuestas, de palabra, en una reunión próxima del Consejo Superior del Ejército (al que pertenecen los tenientes generales con mando). La sesión no está convocada, ya que las reuniones no tienen periodicidad fija.

El Consejo Superior del Ejército suele ser convocado prácticamente la víspera, mediante un télex interno, por razones de seguridad, entre otros motivos. Se celebra como media tina vez al mes, aunque puede hacerlo en más ocasiones, si hay asuntos acumulados.

Según impresiones recogidas en algunos ambientes militares, el proyecto de, Arma Acorazada puede no ir muy rápido, y tener todavía un mayor debate interno dentro del Ejército.

Para algunos especialistas, no está del todo clara la necesidad de crear la nueva arma. Se argumenta:

- La caballería tiene unos fines bien concretos (seguimiento y explotación del éxito) que no se cubrirían.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

- La infantería considera que, sin medios acorazados, no estarían actualmente sus efectivos completos.

- Comparativamente con otros países semejantes, solamente Portugal y Marruecos (considerados pobres) cuentan con este arma. Los más parecidos a nosotros no han hecho desaparecer la caballería.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_