Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta la falsificación de 2.000 monedas de oro y plata, que fueron introducidas en el mercado numismático

La policía ha logrado esclarecer, después de tres años de investigaciones, el mayor fraude registrado en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre durante los últimos veinticinco años: la acuñación de unas dos mil piezas ilegales y su venta a coleccionistas, según informó Efe. Los servicios de seguridad han detenido, en relación con este caso, a un empleado de la Fábrica, un intermediario y un comprador perista. El valor de estas piezas puede oscilar entre las 200.000 pesetas y el millón de pesetas, aunque el valor facial va de los cincuenta céntimos a las cien pesetas.

El primero de los aprehendidos es Adrián Vaquero Quijada, acuñador de primera, que prestaba sus servicios en la Casa de la Moneda desde hacía 23 años, por lo que gozaba de la confianza de sus jefes. Tras sus declaraciones fueron detenidos un comprador, cuyo nombre no ha sido facilitado por el momento, y Ramón Delgado Barbell, que facilitaba a Vaquero los copeles; es decir, los discos de oro y plata vírgenes destinados a la acuñación.Las pesquisas se iniciaron hace ya más de tres años. Un alto directivo de la Fábrica Nacional, numismático de afición, detectó fortuitamente en los puestos de venta de la plaza Mayor de Madrid monedas defectuosas que llamaron su atención. Sometidas algunas de ellas a un examen pericial se llegó a la conclusión de que se habían acuñado en la Fábrica Nacional. A esta comprobación siguió la correspondiente denuncia y la apertura de una investigación policial.

Posteriormente se observó la venta de colecciones enteras de monedas de curso legal, pero acuñadas en oro y plata, con el motivo alusivo al Rey en el anverso y el escudo real en el reverso. A esta serie siguió otra relativa al Campeonato Mundial de Fútbol. Las investigaciones que entonces se realizaron condujeron igualmente a la Fábrica de Moneda como origen del fraude. A pesar de que el comprador de estas piezas haya negado haberlas vendido, se sabe que algunos ejemplares se han exportado a Suiza y también se han vendido en Barcelona.

Según reconstrucción del hecho realizada por Efe, parece que fue el intermediario, Ramón Delgado Barbell, quien propuso al empleado de la casa la acuñación de las monedas utilizando los copeles disponibles en la Fábrica Nacional para la acuñación de las monedas de curso legal. Se trataba de producir piezas con defectos con el fin de dotarlas de un mayor atractivo para los coleccionistas.

Los numismáticos han reaccionado con gran cautela ante la acuñación fraudulenta detectada en la Casa de la Moneda. Aunque los expertos del sector prefieren no hablar del caso, todos los consultados coinciden en reconocer a estas piezas un carácter de autenticidad, aunque en medios oficiosos de la Fábrica se ha recomendado que los coleccionistas renuncien, en todo momento, a su adquisición.

Esta situación plantea un "grave problema legal", según los numismáticos, porque aunque el reverso y el anverso de las monedas no correspondan a los originales, en todo caso proceden de la Fábrica de Moneda y han sido realizadas con las máquinas oficiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de octubre de 1981

Más información

  • Detenidos un acuñador de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, un intermediario y un perista