Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desacuerdo entre empresarios y economistas

Economistas y empresarios españoles mantienen opiniones controvertidas sobre la conveniencia o necesidad de devaluar la peseta, tras el reajuste interno de paridades en el seno del Sistema Monetario Europeo, protagonizado por el marco, el franco francés, la lira y el florín. Mientras para unos no tiene sentido técnicamente hablar de una devaluación, según una encuesta de urgencia realizada por Europa Press, ya que la flotación de la peseta la colocará en su verdadero valor de cambio. para otros se va a tener que producir la devaluación a corto o medio plazo.

José Luis Cerón, presidente del comité de política económica de la CEOE. opina que «la peseta no necesita de una devaluación. La flotación la llevará el valor de cambio que le corresponda realmente».

Luis Marco Bordetas, aseso del Banco Mundial, afirma que «es necesario devaluar la peseta Se impone un reajuste de un 3,5 % o incluso un poco más. Esto es: en la línea de deslizamiento de la moneda francesa».

Julio Pascual, presidente de la comisión de economía del Club Liberal y secretario general de Confemetal, señala que, «si España sigue frenando la inflación la peseta se mantendrá bien, pero en caso contrario habrá que devaluar».

Adrián Piera, presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, estima que «la conveniencia o no de devaluar la peseta es más política que económica. En principio creo que la peseta puede seguir como hasta ahora; esto es, en una flotación que permite tener su valor de cambio real. Ella misma se ajusta al tipo de cambio más correcto».

Luis Gámir, catedrático de Política Económica, explica que «no es partidario de una devaluación como medida aislada y concreta, y que en todo caso no hay urgencia en hacerla, ya que la peseta ha sufrido un fuerte reajuste por su deslizamiento a la baja en el último año y medio. La devaluación debería ir acompañada de un paquete de medidas para sacarla jugo».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1981