Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE se retira de la comisión de seguimiento del ANE

Determinados aspectos del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 1982 han provocado la retirada de los representantes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de la comisión de seguimiento del Acuerdo Nacional sobre Empleo (ANE). según hizo público ayer la organización empresarial.Aunque la nota difundida ayer a través del Servicio Empresarial de Noticias no especificaba las razones que habían llevado a la CEOE a suspender su presencia en la citada comisión, según indicó José María Cuevas, secretario general de la organización, «los temas de presión fiscal y la elevación del impuesto del tráfico de empresas, al margen de que nos encontremos con un déficit que desborda todas las previsiones, es lo que ha provocado nuestra retirada». A ello, y como factor más importante, hay que sumar la partida de ochocientos millones de pesetas con destino a las centrales sindicales. y que, a juicio de José María Cuevas, suponen un incumplimiento de los compromisos adquiridos por el propio presidente del Gobierno.

De acuerdo con estas fuentes, los ochocientos millones de pesetas tendrían como condición que fueran destinados a actividades de interés público». «Esto», agregó, «no queda consignado en los presupuestos y nos parece muy grave que se destinen caudales públicos a financiar a los sindicatos. En todo caso, es necesario que se abra un debate parlamentario».

Fuentes del equipo económico del Gobierno han manifestado su malestar y extrañeza ante la «airada» reacción de la patronal, que conocía el tema de las subvenciones sindicales desde el pasado mes de junio, sin haber materializado su protesta hasta ayer. Dichos medios han confirmado que la CEOE propuso ayer al Gobierno «una redacción alternativa al epígrafe de las subvenciones sindicales, en la que se duplica la cantidad de 800 millones, pasando a 1.600, y se incluyen las agrupaciones patronales como beneficiarlas también del dinero público, a partes iguales con los sindicatos». Es lamentable que nuestras patronales pongan en peligro algo tan sustantivo para el país como es, en estos momentos, el Acuerdo Nacional de Empleo a cambio de un simple plato de lentejas», han señalado las citadas fuentes ministeriales.

Las reacciones de los sindicatos a la decisión de la CEOE han sido en general bastante coincidentes. Tanto CC OO como UGT señalaban ayer que la actitud empresarial tenía un alto contenido político y había que enmarcarla dentro de la operación de la CEOE de presionar al Gobierno, en la línea iniciada por su presidente en la última asamblea de la organización empresarial.

Por parte de UGT, Manuel Chaves indicó a EL PAIS que «si la medida está relacionada con las reservas que la CEOE siempre ha tenido hacia el ANE, no está justificada su salida de la comisión de seguimiento, ya que en líneas generales había una cierta coincidencia en el cumplimiento de los acuerdos».

Por su parte, CC OO tras calificar de chantaje al Gobierno la actitud de la CEOE, indica que «crea además una delicada situación, al poner en peligro el desarrollo del primer intento serio y responsable de lucha solidaria contra el paro».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1981