Sorpresa en el Rastro por la operación en contra de la venta ambulante

El Ayuntamiento de Madrid ha iniciado una amplia operación para regular la venta en la plaza del Campillo del Mundo Nuevo, situada en las estribaciones del Rastro madrileño. Efectivos de la Policía Municipal procedieron ayer a retirar las casetas y puestos ambulantes instalados en la plaza. Numerosos propietarios de este tipo de instalaciones trataron de ofrecer resistencia a la fuerza pública, pero, según la presidenta de la Junta Municipal del distrito de Centro, Isabel Vílallonga, no hubo enfrentamientos ni se practicaron detenciones. La Policía Municipal intervendrá todos los días en este punto mientras los vendedores traten de reaparecer sin ir provistos del oportuno permiso municipal.La presidenta de la Junta ha concretado en dos puntos la operación de saneamiento puesta en marcha: se actuará enérgicamente para que se aplique la prohibición de venta de alimentos en régimen ambulante y se pondrá en práctica un reajuste del mercado. Para ello se creará un tipo de puesto normalizado y se constítuirá una asociación de vendedores. Para ayer tarde estaba convocada una reunión de éstos, cuyo número calcula la alcaldía que debe situarse entre sesenta y setenta, míentras que algunos de los afectados hablan de más de cuatrocientos.

Esta operación se complementará con un nuevo servicio de retirada de restos de alimentos y de basuras, elementos éstos que han provocado una airada campaña de los vecinos de la plaza contra estos vendedores, incontrolados en su mayor parte. Los vendedores que desean una regulación de la actividad que se desarrolla diariamente en la plaza están dispuestos a colaborar con el Ayuntamiento y parecen aceptar la reorganización. La Junta del distrito de Centro va a distribuir entre los vendedores un impreso para que respondan en relación con su actividad habitual y condiciones de su vivienda. La plaza del Campillo del Mundo Nuevo se ha convertido en un lugar de tráfico de droga y venta de objetos robados.

Según Benito Martín, concejal de la Junta Municipal de Arganzuela, "ahora de lo que se trata es de aplicar un control suficiente para que no paguen justos por pecadores, sobre todo cuando los pecadores están organizados en mafias".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS