Los Rolling Stones vuelven a dar conciertos, después de tres años de silencio

«Seguiré interpretando rock and roll incluso cuando me encuentre, si es que llega el caso, en una silla de ruedas». Esta afirmación de Keith Richard, uno de los más conocidos miembros, junto con Mick Jagger, del conjunto Rolling Stones, quiere desmentir en parte la acusación de envejecimiento que se había hecho a este conjunto en los últimos años, ya que, desde 1978, no ha dado ningún concierto. Ahora los Rolling Stones preparan su vuelta a los recitales al aire libre, que comenzarán el próximo día 25 de septiembre en Filadelfia. En este y en otros veintiún lugares de Estados Unidos los Rolling presentarán las canciones de su nuevo elepé Tattoo you.

A pesar de las medidas de seguridad que habían adoptado los Rolling para no dejar filtrar el contenido del disco y hacer coincidir así su salida con el primer recital que iban a dar hacia la mitad del mes de octubre, diversas copias del elepé se distribuyeron en diversas partes del mercado de discos e, incluso, se radiaron en emisoras de Búfalo, Chicago e incluso Nueva York.La prematura aparición del álbum ha adelantado también la vuelta de los Rolling Stones a las actuaciones en directo después de tres años de enquistamiento, lo que había llevado a algunos críticos a afirmar que los Rolling ya estaban acabados. Desde 1970, cada gira de los Rolling plantea la misma cuestión: ¿son todavía capaces los Rolling de tocar juntos? ¿Lo pueden hacer como en sus primeros tiempos? ¿Será esta su última gira?

Los miembros del conjunto niegan que estén acabados. A la afirmación de Richard, guitarrista y compositor de muchas de las canciones, de que continuará interpretando rock aunque esté en una silla de ruedas siempre que haya gente que le escuche, se une la del bajo Bill Wyman, que ha confirmado que continúa perteneciendo al grupo. Mick Jagger, por su parte, ha afirmado que aunque él ya no es, a sus 37 años, el mismo rolling de hace quince años en cuanto a capacidad física, ello no significa necesariamente que los espectáculos que ofrece el grupo hayan disminuido de tono y capacidad de comprometer musicalmente al espectador. «De hecho», estiman algunos críticos, «el nuevo álbum Tattoo you es una prueba de que los Rolling Stones mantienen un fuego creador e interpretativo que ya han mostrado en otros tiempos».

La mayor parte de estos críticos de rock están de acuerdo en que el último gran elepé de los Rolling Stones fue Ile on main street, que apareció en los años setenta. Este álbum fue seguido por una serie de discos en los que los Rolling experimentaron con varios estilos musicales, que iban desde la música disco hasta el reggae. Durante los años sesenta y setenta los Rolling eran algo más que un conjunto musical de rock and roll. Se convirtieron en un catalizador de costumbres juveniles y de una cierta filosofía de protesta.

El álbum que presentan ahora, Tattoo you, es algo especial. Las once composiciones de que consta se sostienen básicamente sobre un sonido típico de Rolling Stones apoyado en la voz de Mick Jagger. Precisamente, este cantante ha tenido que dejar el rodaje, en las selvas amazónicas de Perú, de la película Fitzcarraldo, dirigida por el alemán Werner Herzog, «para cumplir con otros compromisos». Esos compromisos no son ni más ni menos que los de comenzar una gira de conciertos por EE UU.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS