Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
gente

Enrique Tierno,

alcalde de Madrid, no tuvo más remedio que reconocer que no es un especialista en el ajedrez. El maestro Diez del Corral, con quien jugó una partida viviente en la plaza de la Villa, dentro de las fiestas de la Paloma, le ganó claramente en poco menos de media hora, cuando ambos habían hecho veintiocho jugadas. El edil madrileño jugó con las fichas rojas dentro del montaje que había hecho el decorador y figurinista Pedro Moreno. Y ello se prestó a la anécdota, según el profesor, de que "una cosa era que perdiesen las rojas en un partida de ajedrez y otra, la vida real". Lo cierto es que las casi trescientas personas que asistieron al desarrollo del juego -entre ellas se pudo ver a Eleuterio Sánchez, antes conocido como El Lute- pudieron divertirse con el festejo. El alcalde, en cualquier caso, tuvo un buen perder. En el momento en que la partida se le puso cuesta arriba, se acercó a la barandilla del balcón principal del Ayuntamiento, donde se celebraba la contienda, vestido como en él es costumbre en invierno, primavera y verano -traje gris y chaleco-, aún a pesar de los 35 grados que entonces se soportaban en Madrid, y pronunció un expresivo "me retiro". "Con el tiempo mejoraremos. Lo importante es que la gente se divierta y que la cultura, porque el ajedrez es cultura y plástica, llegue a todos los vecinos de Madrid", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de agosto de 1981