Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Rectificando errores

En las páginas 9 y 10 de este diario del sábado 8 del corriente figura un interesante y ameno artículo de Manuel Vicent relativo al famoso escultor Cristino Mallo, permitiéndome respetuosamente rectificar tres datos de los que en el mismo figuran.Referente a la famosa epidemia de gripe que dice sufrimos en España en 1917, no fue en ese año, fue el año 1918, al final de la famosa guerra europea, precisamente cuando el maestro Serrano estrenó su celebérrima zarzuela La canción del olvido, por lo que el pueblo madrileño denominó a la gripe El soldado de Nápoles, continuando años después denominando a las gripes sucesivas con títulos de canciones famosas.

En lo relativo al tristemente cálebre capitán Sánchez, no le mataron ni descuartizaron. Fue el capitán, que era conserje de la Escuela Superior de Guerra, el que mató y descuartizó al señor Jalón, diciendo el vulgo que había dado parte de su carne a comer a los soldados con el ranchó. El capitán Sánchez, convicto y confeso de su crimen ante el oportuno consejo de guerra, fue fusilado en la pradera del Corregidor (San Isidro). Como ese terreno era propiedad de una marquesa, ésta se querelló contra el Gobierno, alegando que ese campo lo tenía ella para solaz y divertimiento del pueblo, pero no para fusilar a nadie. La hija del capitán, María Luisa, cómplice de tan horrendo crimen, creo que terminó sus días en el penal de mujeres de Alcalá de Henares.

Sobre el famoso y popularísimo don Tancredo, no mataba en zancos ni rejoneaba en bicicleta; su misión en las plazas de toros era esperar a los mismos en el centro del ruedo, subido en un pequeño pedestal y completamente vestido de blanco, sin hacer el más mínimo movimiento; aunque salió indemne en muchas ocasiones, en otras sufrió achuchones y revolcones. Tuvo muchos imitadores, sobre todo en las populares y famosas becerradas gremiales que se daban los domingos por la mañana./

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de agosto de 1981