Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Nadie le quiere.

Esposado y encadenado, Bara Fall, un joven senegalés que se embarcó como polizón en un carguero paquistaní durante una escala en Dakar, fue fotografiado ayer en el puerto sueco de Norrtalje. Fall no puede abandonar el barco y permanece prisionero en el mismo porque ningún país quiere aceptarle. Sin embargo, una oportunidad se le presentará dentro de dos días, cuando el buque paquistaní llegue a Bremen, en la República Federal de Alemania, donde se le ha prometido que podrá desembarcar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de agosto de 1981