EXTREMADURA

El PSOE acusa a UCD de romper el compromiso autonómico

De golpe de Estado legislativo regional ha sido calificada por los socialistas la decisión de los comités regionales de UCD de Cáceres y Badajoz de proponer Mérida como capital de Extremadura, decisión que se completaba con la proposición de que el futuro Parlamento extremeño tenga cincuenta representantes, repartidos a partes iguales entre Cáceres y Badajoz.Con esta decisión, según declaraciones del diputado socialista por Cáceres Cano Pinto, en conferencia de Prensa, «UCD ha roto el compromiso autonómico regional que en torno al Estatuto había entre los dos partidos, con lo que lo devuelve al kilómetro cero cuando estaba en la recta final». El tema de la capitalidad, que es el que se ha echado por delante, es lo de menos, puesto que en el anteproyecto de estatuto ya elaborado, los socialistas habían propuesto Mérida como capital, en tanto que UCD proponía que ésta fuera establecida por el primer pleno del Parlamento extremeño. Para Cano Pinto, los aspectos fundamentales de la ruptura están en el número de miembros propuestos ahora, el sistema de elección de los mismos y el procedimiento elegido para estos cambios de última hora.

Los socialistas se extrañan de que UCD quiera modificar ahora un estatuto que es básicamente suyo; que no respete el sistema de proporcionalidad establecido en el anteproyecto, aunque lo que más les ha molestado es que poderes paralelos -UCD como partido- hayan usurpado las competencias de la institución preautonómica con la consiguiente ruptura de la concertación recientemente establecida a nivel estatal por la UCD y el PSOE. Es por ello que los socialistas se consideran libres para replantearse nuevamente el estatuto extremeño.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS