Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bombarderos israelíes destruyen el reactor nuclear de Irak

La aviación israelí bombardeó y «destruyó completamente» el domingo el centro nuclear iraquí de Tammuz, situado cerca de Bagdad, anunció ayer por la tarde un comunicado del Gobierno israelí.El Consejo del Mando de la Revolución Iraquí, por su parte, ha divulgado una nota, a través de la agencia oficial INA, en la que reconoce que nueve aviones israelíes, de fabricación norteamericana, efectuaron el domingo una incursión dirigida contra instalaciones nucleares de Bagdad.

El ataque judío contra Tammuz es «un acontecimiento muy grave y muy preocupante», declaró ayer un portavoz del Departamento de Estado, que condenó la agresión.

A la condena estadounidense se ha añadido la del Gobierno francés. El secretario general de la ONU, Kurt Waldheim, ha expresado también su «extrema preocupación» por la acción israelí. El Gobierno de Bagdad, por su parte, pidió anoche la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

En el bombardeo perdió la vida uno de los técnicos nucleares franceses y por ello ha sido llarnado al Qual d'Orsay el embajador israelí en París.

Israel pretexta que la central iraquí podría producir pronto que combustible para una bomba atómica

En Israel, donde el bombardeo se ve como una maniobra electoral del primer ministro, Beguin, para asegurarse la victoria en los comicios del próximo día 30, un comunicado oficial informó que todos los aviones que participaron en la operación regresaron intactos a sus bases. El comunicado israelí precisa que el ataque tuvo lugar en domingo para evitar que hubiese víctimas entre los 150 técnicos franceses que trabajan en la instalación. Sin embargo, fuentes francesas indicaron en París que los técnicos franceses trabajaban los domingos y descansaban los viernes como corresponde a un país islámico.El comunicado, que no da detalles sobre el desarrollo de la incursión aérea, indica que «el Gobierno israelí se ha sentido obligado a explicar a la población los motivos de está operación».

Israel, explica la nota oficial, ha expresado desde hace mucho tiempo su preocupación ante la construcción dé este reactor; capaz de fabricak una bomba nuclear-, «cuyo blanco sólo puede ser Israel». Al iniciarse la guerra irano-iraquí, tras un primer bombardeo no reivindicado del reactor, el presidente iraquí, Saddam Hussein, especificó que el potencial nuclear de Irak no estaba dirigido contra Irán, sino contra Israel, recuerda el cornúnicado.

Razones israelíes

La central iraquí, prosigue el comunicado, iba a estar en condiciones de producir el combustible necesario para la fabricación de una bomba nuclear de una potencia similar a la de Hiroshima. Dos fechas se barajaban en Israel sobre el inicio de «la fase activa de preparación de la bomba nuclear iraquí»: principios de julio y principios de septiembre de 1981. «No era posible esperar más tiempo para actuar, ya que la radiactividad que habría provocado un bombardeo durante la fase activa afectaría a miles de ciudadanos iraquíes inocentes».

«Israel», concluye el comunicado, «no permitirá jamás a un enemigo, cualquiera que sea, preparar una matanza general del pueblo israelí».

El líder de la oposición laborista israelí, Shimon Peres, fue informado de la preparación de la operación aérea contra la instalación nuclear iraquí, informó ayer Radio Israel.

Varios miembros de la oposición protestaron, sin embargo, contra el hecho de que ni el Parlamento ni su Comisión de Asuntos Exteriores y Seguridad hayan sido puestos al corriente. Por su parte, el viceprimer ministro egipcio, Karnal Hassan Alí, condenó ayer con dureza el ataque.

Sólo, hasta el momento, la extrema derecha israelí, a través de su portavoz, el profesor Yuval Neeman, experto nuclear, aprobó el ataque, calificándolo de «indispensable para la defensa del país».

Estados Unidos que se declaró dispuesto a ayudar técnicamente a Irak para paliar los riesgos de la conta:minación radiactiva, fue informado el domingo del bombardeo, que fue,- realizado con aviones estadouÍlidenses.

Condena de EE UU

Estados Unidos expresó su «firme condena» por el ataque y señaló «la posible, violación» de las leyes norteamericanas sobre la venta de material militar a Israel, debido a la utilización de aviones F-4 Pliantom en el bombardeo de la central, informa desde Washington .

«Estados Unidos condena el ataque de Israel a Irak. Este ataque sin precedentes supone un elemento adicional a la alta tensión que existe en la zona», dijo el Departamento de Estado en un comunicado oficial.

Los aviones israelíes salieron por el golfo de Akaba (sobre e mar Rojo) y tras sobrevolar el norte de Arabia Saudí alcanzaron la central. de Tammuz. Para algunos observadores, no ha pasado desapercibido el hecho de que esa zona esté vigilada por los aviones espías americanos Awacs.

Las reacciones en el mundo árabe no se han hecho esperar, pero fue el primer ministro francés el primero en estimar que la iniciativa israelí constituye «un acto inaceptable y muy grave que Francia condena». El embajador israelí en Francia ha sido convocado para esta mañana en el Ministerio francés de Relaciones Exteriores.

El Gobierno iraquí-informó del bombardeo a los embajadores en Bagdad de los cinco países y solicitó la reunión inmediata del Consejo de Seguridad de la ONU «para tratar del grave acto de agresión perpetrado contra Irak, con consecuencias incalculables para la paz y la seguridad internacional».

El secretario general de la Liga Arabe anunció la celebración de una cumbre de los ministros de Asuntos Exteriores de los veinticuatro países que la integran en los próximos tres días, para examinar las consecuencias de la acción israelí.

Para Egipto, el bombardeo israelí «se halla en contradicción con el espíritu de las entrevistas en la cumbre de Charm el Cheik », según un comunicado del Ministerio egipcio de Asuntos Exteriores.

"Osiris"

El reactor nuclear Osiris, también llamado Osirak, situado en la localidad iraquí de Tammuz, a tan sólo treinta kilómetros de Bagdad, no había sido todavía cargado cuando se produjo el domingo el ataque de la aviación israelí. La información es de círculos científicos franceses, que han seguido de cerca la construcción del reactor experimental, iraquí. Los riesgos de escape radiactivo son mínimos, aseguran estos expertos, coincidiendo en esto con la opinión del Departamento de Estado norteamericano.

El reactor Osiris empezó a ser construido en el centro de investigación de Saclay, a unos treinta kilómetros al suroeste de París, y su potencia es de setenta megavatios. Su combustible es uranio altamente enriquecido (en un 93%).

Según los últimos controles del organismo internacional competente, la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), cuya sede se encuentra en Viena, las autoridades iraquíes, que ratificaron el tratado de no proliferación nuclear, seguían respetando las disposiciones que prohíben cualquier utilización no pacífica.

Unos 150 técnicos franceses, empleados por la empresa Technicatome, filial del Comisariado Francés para la Energía Atómica, trabajaban en el centro de Tammuz. Después del 30 de septiembre, tras un primer ataque aéreo que no fue reivindicado, pero del que Bagdad culpó a Tel Aviv, tuvieron que interrumpir provisionalmente su trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de junio de 1981

Más información