Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Ambiente de firmeza y negociación fluida

La pasada tanda semanal ha mantenido el torno de firmeza de los ciclos bursátiles que le precedieron y, aunque las tensiones compradoras cedieron un tanto, el balance resultó netamente favorable.La contratación en los corros con ser fluida fue algo inferior a la de la semana pasada, y en general se observaron unas mayores prevenciones por parte de los especialistas ante cualquier aparición de partidas vendedoras de cierta consideración ante el temor de que representasen el inicio de un período de realizaciones de beneficios desaforadas. No obstante, el mercado ha venido dando muestras de elasticidad y absorbió sin grandes problemas los paquetes a la venta que iban apareciendo.

Por el contrario, el mercadillo de letras de cambio experimentó un apreciable descenso en su nivel de contratación, como consecuencia de las garantías de seguridad que vienen presentando las alternativas de inversión en el mercado de renta fija, y la competencia, en cuanto a la inversión institucional, que le plantean los bonos del Tesoro.

Por sectores, los bancos mantuvieron, con algunas ayudas, el tipo, y de una situación de franca oferta en las sesiones iniciales del ciclo pasaron a una posición más desahogada el viernes, donde incluso repuntó alguna demanda selectiva de cara a unas posibles recuperaciones, que algunos inversores a corto quisieron intuir en las operaciones de limpieza de mercado que realizaron el Santander y el Popular, en la sesión del jueves.

Las eléctricas a duras penas siguieron apuntándose algunos avances. El comportamiento genérico del sector lo rompió Iberduero, quien superó la barrera del 60%, para volverla a perder en la reunión siguiente, como consecuencia de los nervios desatados entre los vendedores.

En el grupo de alimentación destacó la ganancia de once puntos en Aguila, sociedad acerca de la que corren los más variopintos rumores, pero en la que la especulación ha Fijado su mirada y se producen compras prácticamente a diario. Alba fue otro valor que brilló con luz propia, y aunque los compradores y los vendedores eran conocidos, y lo que es más, se conocían perfectamente entre sí, los avances generados fueron muy importantes, y los rumores sobre una posible ampliación de capital liberada a realizar después del verano, cobraron nuevos bríos. Telefónica, con su junta general de accionistas prácticamente en puertas, fue otro de los valores resucitados.

Los tradicionales chicharrillos industriales consiguieron mantener su protagonismo marginal y a las subidas de Auxiliar de Ferrocarriles, Felguera y Tubacex, se sumaban los crecientes rumores sobre la posibilidad de que las acciones de Olarra fuesen readmitidas a cotización oficial el próximo martes, lo que generó unos importantes flujos compradores de estos títulos, que se pagaban a unos precios que oscilaban entre el 50% y el 52%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 1981