Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Criticas vecinales a la municipalización de Moratalaz

Las condiciones en que el Ayuntamiento madrileño va a realizar la municipalización del barrio de Moratalaz han sido duramente criticadas por representantes de las entidades ciudadanas de la zona, en un escrito firmado por diecisiete miembros de las juntas directivas de las asociaciones de vecinos de Moratalaz.Las razones de la disconformidad de estos vecinos se basan en que se consideran perjudicados económicamente, ya que parte de los gastos de acondicionamiento del barrio repercutirán sobre los vecinos y porque las negociaciones entre la empresa constructora, Urbis, SA, y el Ayuntamiento se han hecho sin tener en cuenta la opinión de los vecinos afectados.

Las bases del acuerdo para la municipalización de Moratalaz son, según el citado escrito, que, a cambio de que el Ayuntamiento se encargue de terminar las obras de infraestructura de la zona, Urbis cedería al municipio 109.000 metros cuadrados de los terrenos que posee en el barrio. En compensación, Urbis recibiría 35.000 metros cuadrados situados en otras zonas de Madrid, cuya ubicación no está determinada.

Los firmantes del escrito consideran que debiera ser la Inmobiliaria Urbis, SA, la que deje el barrio en perfectas condiciones antes de desentenderse de la urbanización, ya que la operación, valorada en setecientos millones de pesetas, es demasiado costosa y bajo ningún concepto debe sufragarse con el presupuesto de la Junta Municipal del distrito y con el dinero de los vecinos. Recuerdan los vecinos que, el pasado verano, el Ayuntamiento llegó a ceder agua para el riego ante la dejadez de Urbis.

Finalmente, los firmantes añaden que la forma en que se van a realizar las obras de los distintos polígonos va a servir para dividir a los vecinos del barrio, ya que existe el proyecto de que unas zonas permanezcan como privadas, mientras que otras continuarán siendo de uso público para todos los habitantes del distrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1981