Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Persiste la confusión en torno a la epidemia de neumonía atípica

Sancho Rof: "No hay otras investigaciones demostradas más que la señalada por el ministerio"

Transcurridos veintidós días después del inicio del brote epidémico de neumonía atípica no existe seguridad aún de cuál es el agente productor de la enfermedad. Según manifestaron ayer las autoridades sanitarias, las investigaciones realizadas hasta el momento señalan que se trata de un microplasma, pero no se conocen sus características últimas. Sin embargo, estas fuentes señalaron que los enfermos responden al tratamiento aplicado y que, aunque el problema suscitado por la enfermedad es importante, no es grave. Aunque la enfermedad no se ha extendido a nuevas provincias, ayer se registraron 166, ingresos de afectados en centros hospitalarios y el número de enfermos dados de alta se elevó a 74. No hubo que lamentar ningún nuevo fallecimiento en las últimas veinticuatro horas. Por otra parte, la Embajada de Estados Unidos en Madrid negó ayer que existan armas bacteriológicas en suelo español.

«No hay ninguna otra investigación válida y demostrada hasta ahora que la señalada por el Ministerio», declaró ayer en conferencia de Prensa el ministro de Trabajo, Sanidad y Seguridad Social, Jesús Sancho Rof. La convocatoria a los medios informativos fue para informar sobre el estado de las investigaciones que se vienen realizando en torno a la localización del origen del brote epidémico surgido en la provincia de Madrid y que se ha extendido a varias provincias. «No hay ninguna otra causa demostrable en este momento. En todas las autopsias realizadas», continuó el ministro, «se detecta el micoplasma y ningún otro agente. En los cultivos, el germen crece como micoplasma. Se conoce su nombre y su primer apellido, pero falta conocer su segundo apellido. Se extiende sin agente físico particular que lo propague».

Sin embargo, en lo que más hincapié hizo Sancho Rof fue en que «estamos ante un problema importante, pero no grave. Es más grave la gripe», dijo. «La única diferencia es la característica atípica. Se sabe cuál es el agente en un 90%, pero no su segundo apellido. Las preocupaciones de Sanidad no se centran en el brote epidémico, sino en que se cree un ambiente de psicosis, una sensación más peligrosa que la propia epidemia».En otro punto de sus palabras, el ministro señaló, que las fichas que se han elaborado a partir de los síntomas e historiales de los enfermos no dan ningún dato de transmisión que no sea de forma aérea, y descartó la transmisión por vía digestiva, así como que no existen problemas de contagio a través de animales. «No hay un solo dato a favor de la transmisión digestiva ni por medio animal», manifestó textualmente por su parte Luis Valenciano, director general de la Salud Pública.

También indicó Sancho Rof que los datos de las fichas no dan una causa común que demuestre el origen de la enfermedad, y en las investigaciones de laboratorio se ha detectado la presencia de un micoplasma que sólo se transmite de persona a persona.

No hay certidumbre técnica de que sea un micoplasma

Sin embargo, en una de las intervenciones del doctor Pérez Gallardo, director del Centro Nacional de Microbiología y Virología de Majadahonda, éste señaló que no hay certidumbre técnica de que sea un micoplasma. También señaló este investigador que los micoplasinas son unos microorganismos sin un revestimiento resistente; un caparazón es el caso de las bacterias, por lo que no se transmite por aire, como alguna hipótesis apuntaba, sino por ontacto o relación cercana.

En la conferencia de Prensa, en la que además del ministro se encontraban el secretario de Estado para la Sanidad, Luis Sánchez-Harguindey; el director general de la Salud Pública, Luis Valenciano; otros cargos del departamento, y científicos y directores de los principales centros sanitarios e investigación del país, se señaló que las imágenes morfólógicas indican que se trata de un micoplasma, pero no existe seguridad de que sea el pneumoniae. Asimismo, el doctor Munuera, director general de Planificación Sanitária, manifestó que las características del cuadro clínico que presenta el agente estudiado,no correspondía a lo que hasta ahora se conocía, como neumonía atípica.

También el doctor. Fernando Baquero, jefe del departamento de Microbiología del Centro Especial Ramón y Cajal, señaló que las autoridades veterinarias no han dado noticia alguna sobre la aparición de neumonía atípica en animales. Asimismo, tanto el subdirector general de Patología Animal como fuentes responsables de la facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid negaron a EL PAIS que se hayan hecho autopsias en los últimos días en el centro que den resultados de neumonía atípica.

Durante distintos momentos de la conferencia informativa,se suscitó el tema del posible origen de la epidemia a partir de la base de Torrejón de Ardoz. El ministro señaló que se habían detectado casos anteriores a los aparecidos en este pueblo, pero que no se les había dado carácter de epidemia hasta que se detectaron los enfermos de esta localidad y la frecuencia de transmisión. Por esta razón, indicó Sancho Rof, no se puede afirmar que se produzca allí el foco epidémico. Se le preguntó al ministro por qué no se habían realizado investigaciones en la base, y el máximo responsable de la Sanidad del país indicó que no se había hecho nada en este sentido porque no se habla detectado ningún caso dentro de la base, y como el agente no se encuentra en el suelo, sino en las personas, no hay ninguna base para iniciar averiguaciones.

Indicó más adelante que las autoridades sanitarias han establecido contacto con la base sin que se haya detectado ninguna anomalía También el secretario de Estado para la Sanidad hizo hincapié, así como el director del centro de Majadahonda, en que es totalmente falso, que virólogos españoles hayan intentado entrar en la base para investigar y se les haya prohibido la entrada.

Relacion ado con el tema de Torrejón de se les preguntó a los responsables sanitarios españoles si se habían detectado síntomas deradiactividad, con argumentaciones de que posibles oxidaciones de aluminio hubiesen tenido incidencia en el agente, que éste hubiese sido afectado pór una fuga radiactiva y experimentase una mutación suficiente para que no se le localizase puntualmente. El ministro manifestó textual: «No soy médico, pero si soy físico, y puedo decirles que si eso es constitutivo de investigación habría que analizar iodos los centros donde existen aparatos de rayos equis, puesto que, éstos también son focos de este tipo». Además, el ministro también indicó que no se ha detectado nada en este sentido en el cuadro clínico.

Otras teorías

En relación con la polémica surgida tras las declaraciones del doctor Muro, ex director en funciones del hospital del Rey, y sus colaboradores, las autoridades sanitarias, que en algún momento señalaron que dicho médico ha sufrido alteraciones de tipo físico y psíquico, manifestaron que en una investigación, para que prosperen sus resultados, hay que ir a la búsqueda de datos que destruyan esas posible, teorías, y en las realizadas por el doctor Muro no se ha buscado argumento alguno que intente derribar las hipótesis, por lo que no se pueden tener en cuenta.

El doctor Pérez Gallardo señaló A su vez que las muestras enviadas al centro de Majadahonda por Antonio Muro -una bolsa con verduras y pájaros muertos- están en proceso de investigación, pero su interés para el análisis ha pasado a segundo plano.

En la conferencia informativa se indicó que durante el pasado año hubo en Madrid 1.045 muertos a causa de neumonías y que el período en que se dieron más casos fue el de 1933-1934. En el brote epidémico de este año, el porcentaje de muertes no alcanza al 1%, y el de enfermos graves, a 10%. Esta clase de neumonía, se indicó también, aparece todos los años aunque no de esta forma espectacular.

Se rechazaron las sugerencias de que la epidemia se transmitiese por alguna clase de vientos, por rutas migratorias y turísticas y que desde que comenzó el ingreso masivo de enfermos en los hospitales no se ha limitado la atención a otra clase de enfermos, aunque se hallan producido algunos fallos de coordinación en los primeros momentos. Se informó también que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está informada de todo lo que sucede en España y que no ha recomendado a ningún país ninguna medida precautoria.

Jesús Sancho Rof, en numerosas ocasiones a lo largo de su intervención, al igual que el equipo de su departamento, reiteraron que no debe existir alarma entre la población, y lo que ha hecho el Ministerio es abrir una alerta sanitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 1981

Más información

  • El ministro de Trabajo, Sanidad y Seguridad Social señaló que "estamos ante un problema importante, pero no grave"