RELIGION

Nuevo "abogado del diablo" en la causa de beatificación del fundador del Opus Dei

El 12 de este mes comenzará en Roma el proceso de beatificación del fundador del Opus Dei, José María Escrivá de Balaguer. El vicario de Roma, cardenal Ugo Poletti, ha designado un tribunal con objeto de proceder al interrogatorio de los testigos sobre la vida y las virtudes del fundador de la obra.

Otro tribunal semejante ha sido constituido en Madrid por el arzobispo cardenal Enrique Tarancón. Este tribunal de la curia madrileña tendrá su primera sesión el 18 del próximo mes.La introducción de la causa pertenece al cardenal vicario de Roma, por ser el lugar donde murió Escrivá de Balaguer. El largo camino que conducirá al fundador del Opus al honor de los altares, si lo permitiera el abogado del diablo, encargado de poner dificultades y obstáculos a toda canonización, empezó en 1978, cuando el presidente general del Opus Dei, Alvaro de Portillo, nombró a Flavio Capucci postulador de la causa. Después de haber reunido toda una serie de datos, Capucci hizo la petición a la Congregación de los Santos, la cual pasó la petición al papa Juan Pablo II, quien acaba de conceder la licencia para que se abra el proceso.

Este proceso de beatificación del fundador del Opus será una de las primeras experiencias del nuevo abogado del diablo, Antonio Petti, a quien el papa Wojtyla acaba de nombrar en sustitución del famoso y anciano franciscano Gaetano Stano, que fue durante tantos años el encargado de hurgar en la vida de los candidatos a la gloria de Bernini para encontrarles posibles sombras y pecados que pudieran impedirles ser presentados como modelos de santidad universal.

Cambio del promotor general de la fe

El nuevo abogado del diablo, que oficialmente se llama promotor general de la fe, es un hombre de la diplomacia vaticana. Tiene 59 años. Se doctoró en Teología en Nápoles y en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana de Roma. Trabajó once años en la Secretaría de Estado, y más tarde en diversas nunciaturas en Africa y Oriente Medio. Será también el abogado del diablo de dos papas en vías de beatificación: Pío XII y Juan XXIII. Por lo que se refiere a la introducción de la causa de beatificación de Escrivá de Balaguer, llama la atención la prontitud con que ha sido presentada y aceptada, ya que normalmente estos casos de beatificación se ponen en marcha sólo muchos años después de la muerte del candidato a la santidad. a no ser que se trate de personajes de primera magnitud, como, por ejemplo, Juan XXIII.El decreto de introducción de la causa de beatificación del fundador del Opus lleva la fecha de 19 de febrero de este año. En él se justifica esta decisión de la Congregación de los Santos y del Papa, entre otras razones, por el interés de los fieles (se habla ya de muchos milagros) y de la jerarquía (se asegura que han llegado al Papa cartas de 69 cardenales y 1.300 entre arzobispos y obispos, es decir, un tercio de todo el episcopado mundial, en las que se habla de «la gran fama de santidad» que José María Escrivá tuvo ya en vida). Se afirma también en el decreto que actualmente la cripta del oratorio de Santa María de la Paz, en Roma, donde descansan los restos de Escrivá de Balaguer, «es meta de peregrinación de fieles que confían sus necesidades a su mediación ante Dios o vienen a agradecerle los favores conseguidos».

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de mayo de 1981.

Lo más visto en...

Top 50