Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El protagonista de "Deprisa, deprisa", detenido tras atracar un banco

José Antonio Valdelomar González, de veinticuatro años de edad, protagonista principal de la película de Carlos Saura Deprisa, deprisa, galardonada hace dos semanas con el primer premio del festival cinematográfico de Berlín, fue detenido ayer en Madrid tras atracar un banco en la madrileña calle de Ríos Rosas. A poco de conocerse la noticia, tanto el director de la película, como su productor, Elías Querejeta, se mostraron totalmente sorprendidos por el comportamiento de Valdelomar.

El actor de Deprisa, deprisa, que se estrenará en España el próximo día 30, cuya historia trata del mundo de los delincuentes juveniles y que está interpretada en algunos papeles por personajes reales, fue arrestado en compañía de Manuel Sola Téllez, de veintitrés años. Ambos poseen antecedentes penales y están considerados por la policía como delincuentes.El atraco tuvo tintes cinematográficos, y los dos detenidos utilizaron la ya vieja técnica de los atracos bancarios. Los dos jóvenes irrumpieron en el Banco de Vizcaya, ubicado en Ríos Rosas, 46, alrededor de las once de la mañana, armados con una pistola Vesta del calibre 7,65 milímetros y una Star del nueve corto, y con los rostros cubiertos con medias de naiIon. Uno de los dos permaneció vigilando a empleados y clientes, a los que obligó a arrojarse al suelo, mientras el otro logró apoderarse de 167.000 pesetas.

A continuación huyeron a pie por la calle de Modesto Lafuente, en dirección a la de Espronceda. Frente al número 91 de la calle de Zurbano, los atracadores robaron a punta de pistola un taxi, del que obligaron a descender a su conductor, Felipe Moreta Solano, el cual presentó la correspondiente denuncia. Tras apoderarse del vehículo, emprendieron una rápida huida a través del paseo de la Castellana, en cuya confluencia con la calle de Bárbara de Braganza colisionaron con un Renault-6 ocupado por dos personas, al parecer una pareja de novios, que sufrieron heridas de carácter leve. Fueron detenidos por inspectores de policía que les perseguían a bordo de un coche «K» (camuflado) de la Brigada Central de Información. José Antonio Valdelomar llevaba aún entre su documentación el contrato del filme que le ha hecho famoso.

Elías Querejeta, productor de Deprisa, deprisa, declaró a Efe que el comportamiento de José Antonio Valdelomar fue espléndido en todo momento durante las sesiones de trabajo. «Tanto durante el rodaje de la película, como en Berlín, en el transcurso del festival y de la rueda de Prensa a la que asistió, su actitud ha sido en todo momento irreprochable», manifestó.

«Estoy conmocionado por el suceso. Es una persona encantadora, de trato inmejorable y con un gran sentido de la amistad, así como una absoluta responsabilidad en el trabajo. Esta opinión es compartida por todos los que han participado en el rodaje de la película y han tenido relación con él ».

Por su parte, Carlos Saura, director de la película, declinó hacer declaraciones sobre el tema hasta tener datos más concretos, ya que, al igual que Querejeta, considera lo ocurrido como «un hecho gravísimo para tomarlo a la ligera ».

"Deprisa, deprisa", una historia de ficción

En el estreno de la película, Deprisa, deprisa en el pasado festival de cine de Berlín, donde obtuvo el Oso de Oro a la mejor película, su director, Carlos Saura, manifestó que no tuvo la intención de hacer un documento sociológico sobre la juventud suburbana, la delincuencia juvenil o la marginación social. La película era ficción, una historia de amor entre jóvenes y su forma de vivir deprisa en el cinturón industrial de una ciudad determinada, en su caso Madrid.Saura quiso reflejar una forma de vida, sin imponer una moral a los personajes y hechos que recogía su película. En este sentido fue aplaudida la película en Berlín, donde la crítica destacó la fuerza y la verdad de unas imágenes que seguían la vida de cuatro adolescentes. Durante la preparación de la película, Saura conoció los ambientes de los barrios periféricos de Madrid y durante dos meses realizó pruebas con vídeo entre la gente joven que los habitaba, hasta concretar los actores naturales que intervendrían en su filme. El rodaje se realizó en el verano de 1980 en diversas calles, discotecas y paisajes de Madrid. La naturalidad de los desconocidos intérpretes fue una de las aportaciones de la película, y la misma frescura de la pareja protagonista impresionó al público berlinés. En aquella ocasión los protagonistas declararon que el cine había llegado por casualidad y de la misma forma se marchaba de sus vidas.

Deprisa, deprisa tuvo un presupuesto de 36 millones de pesetas, y el rodaje duró nueve semanas. Después de su estreno en el festival de Berlín el pasado 24 de febrero, la película tiene prevista su presentación en Madrid el próximo día 30, y a continuación en otras ciudades españolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1981

Más información

  • El filme de Saura obtuvo recientemente el Oso de Oro del Festival Cinematográfico de Berlín