Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El teniente general Milans del Bosch, procesado por rebelión militar

El teniente general Jaime Milan del Bosch, arrestado el pasado 25 de febrero como consecuencia del intento de golpe de Estado de dos días antes, ha sido procesado formalmente como presunto autor de un delito de rebelión militar, según se supo ayer en fuentes de la jurisdicción militar. El teniente genera Milans del Bosch, 65 años. se encuentra actualmente en prisión preventiva en el Regimiento de Artillería de Campaña número 13 de Getafe (Madrid).En la tarde del 23 de febrero, aproximadamente una hora después de que el teniente coronel Tejero asaltase el Congreso de los Diputados al mando de cerca de trescientos guardias civiles, el teniente general Milans del Bosch dictó un bando en la III Región Militar (Valencia), de la que era capitán general, en el que proclamaba el estado de excepción en toda la región y asumía personalmente todos los poderes civiles y militares.

El entonces capitán general de Valencia sólo depuso su actitud a las cinco de la madrugada del día 24. Ese mismo día fue destituido y llamado a Madrid, y al día siguiente se dictaba orden de arresto contra él.

Según el Código de Justicia Militar vigente, son reos del delito de rebelión militar quienes «se alcen en armas contra el ordenamiento constitucional, el Jefe: del Estado, el Gobierno o instituciones funda mentales de la Nación», cuando concurren algunas de las circunstancias enumeradas en el artículo 286 del Código y que se refieren, en especial, al hecho de estar mandados por militares, a que el movimiento se inicie por fuerzas de los Ejércitos o que se formen grupos militarmente organizados.

Con el teniente general Milans del Bosch son ya veinticuatro lo mandos militares formalmente procesados por el intento de golpe del 23 de febrero. Tres generales d división, Armada, Torres Rojas y León Pizarro, fueron arrestados por los mismos hechos, pero no han sido procesados aún por la autoridad militar competente.

El procesamiento de Milans del Bosch fue decidido por el general togado José María García Escudero, designado como juez instructor con competencia en todo el territorio nacional para la investigación de los sucesos del 23 y 24 de febrero. Otro juez militar, el general Ignacio Díaz Aguilar, fue designado como instructor del sumario para la I Región Militar (Madrid). Este último fue ascendido a general en el último Consejo de Ministros.

Ayer, fuentes citadas por la agencia Europa Press señalaron que el general Díaz Aguilar continuaría agregado a la Asesoría General Jurídica del Ministerio de Defensa.

Según lo previsto en las normas militares vigentes, el teniente general Milans del Bosch dispone, a partir de su procesamiento, de tres días para interponer recurso de reforma.

El auto de procesamiento contra el teniente general Milans del Bosch fue dictado el domingo, y ese mismo día el general García Escudero se trasladó al Regimiento de Artillería de Campaña número 13. de Getafe, donde se encuentra recluido Milans, para notificar a éste el auto y tomarle preceptiva declaración, según informa la agencia Efe.

Pasa a página 13

Milans del Bosch designa como su abogado defensor al del general Atarés

Viene de primera página

El ex capitán general de Valencia, Jaime Milans del Bosch, ha designado como defensor en la causa que se sigue contra él al coronel Salvador Escandell Cortés, jefe del arma de Ingenieros de la III Región Militar. El coronel Escandell, de 63 años, asumió en su día la defensa del general Atarés, absuelto de un delito de injurias contra un superior. El general Atarés había sido procesado a raíz de un incidente en Cartagena con el teniente general Gutiérrez Mellado, en 1979.

La cifra exacta de los guardias civiles que participaron en el asalto al Congreso de los Diputados -incluidos oficiales, suboficiales y números- fue de 288, según informó ayer a Radio Nacional el director general de la Guardia Civil, general Aramburu Topete. Los 288 guardias civiles han estado más de diez días retenidos, pero se ha comprobado, a través de las diligencias practicadas, que más de un 90% de los que acudieron al asalto no sabían a dónde iban y siguieron a sus jefes por disciplina, tras haberles dicho éstos que iban a una misión distinta de la que se realizó. «Sería gravísimo que unas personas que sólo fueron a cumplir una misión, porque así se lo obligaron», manifestó el general Aramburu, «fueran castigadas. Se ha esclarecido en parte la actuación de todos ellos, y han sido puestos en libertad, aunque permanezcan a disposición del juez nombrado para llevar las investigaciones».

El director general de la Guardia Civil puntualizó que esto no quiere decir que todos los participantes en el asalto estén en libertad. «Queda un gran número de guardias, cabos primeros, suboficiales y oficiales que están procesados o pendientes de las decisiones del juez», añadió. Por el momento, se encuentran a disposición del juez, y algunos de ellos procesados, dieciséis suboficiales, 32 cabos y unos quince o dieciocho guardias.

El general Aramburu aseguró que el estado de ánimo de la Guardia Civil es el de salir de este hecho lamentable y continuar practicando virtudes tradicionales, como la Fidelidad, el honor y la disciplina. Confirmó los esfuerzos realizados el 23 de febrero para que no se iniciara el fuego bajo ningún concepto, porque podría haber tenido «consecuencias catastróficas». Asimismo, ratificó la versión de los medios de comunicación social sobre la amenaza del teniente coronel Tejero, cuando rechazó deponer las armas y dijo: «Antes le pego un tiro y me mato»,

El ministro de Defensa, Alberto Oliart, continuó ayer sus entrevistas con los capitanes generales de las regiones militares, iniciadas tras su toma de posesión. El ministro despachó en la tarde de ayer con el capitán general de la III Región Militar, teniente general Pascual Galmes, y con el capitán general de la IV Región, teniente general Arozarena Girón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1981

Más información