Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El realizador de TVE Miguel de la Hoz, muerto presuntamente por camareros de un club nocturno

Miguel de la Hoz, 38 años, realizador del programa televisivo La mansión de los Plaff, y del antiguo espacio Cantares, murió ayer, de madrugada, a consecuencia de las lesiones presuntamente sufridas en el transcurso de un enfrentamiento con los camareros de un club nocturno. Miguel de la Hoz fue encontrado exánime sobre una acera de la calle de Blasco de Garay, frente al, número 80, por la dotación de un coche-patrulla de la Policía Municipal, poco después de las tres de la madrugada. Aparentemente no tenía signos externos de lesiones graves, ni portaba cantidad alguna de dinero.

Una llamada telefónica anónima alertó al 091 de que «un hombre estaba siendo maltratado en El Pequeño Cabaret, un establecimiento nocturno cuyo nombre anterior fue La Peña Cuatro, en la calle de Blasco de Garay, 80. Cuando los investigadores policiales iniciaron las pesquisas, el hombre había sido ingresado en la casa de socorro de Vallehermoso. Allí los médicos certifica. ron que estaba muerto. En apariencia no padecía lesiones graves. Unicamente le fue detectada una epitaxis nasal, herida que en modo alguno podía justificar su fallecimiento.Según informaciones ofrecidas ayer por el jefe superior de Policia, Gabriel García Gallego, los inspectores localizaron, poco después a Mario García, de 34 años, que ejercía funciones de encargado del local. En sus primeras, declaraciones, Mario García explicó que Miguel de la Hoz «estaba borracho, razón por la cual los empleados le impedimos que entrase». Minutos más tarde eran localizados Enrique Prado, de veintiocho años, y José Luis Peñaranda, de veintitrés, que completaban el grupo de camareros presentes en El Pequeño Cabaret cuando sucedió el incídente.

Los policías comprobaron inmediátamente que la primera declaración recogida era falsa. El hallazgo de dos botones de la camisa de Miguel de la Hoz en el interior del local y la existencia de un tercer botón serniarrancado permitió suponer que el forcejeo había ocurrido en el interior. Seguramente, el fallecido fue arrojado o devuelto a la calle cuando ya padecía las lesiones que provocaron su muerte.

A las cuatro de la madrugada comenzó el turno de interrogatorios a los dos camareros, y las declaraciones parecieron unificarse: los tres detenidos aseguraban que Miguel de la Hoz había pedido una copa de coñá y que se negaba a pagarla, momento en que comenzó la discusión.

Sé cree que entonces los camareros forcejearon con él para echarle a la calle. En el trayecto hasta la puerta de entrada, el grupo había de salvar tres o cuatro escalones que separan la parte .baja de un descansillo. Segúri los detenidos, «Miguel de la Hoz sujetó unas cortinas, cuya barra de sustentación se vino abajo y le golpeó en la cabeza». Dicen también que, seguidamente, él y Mario, García rodaron por el suelo. Luego lo abandonaron sobre la acera.

En espera del dictarnen del forense, que debe ser definitivo para el establecimiento de las causas de la muerte de Miguel de la Hoz, se acepta la hipótesis de que pudo haberse go[peado con el saliente de algún peldaño y, dado su alto peso, el impacto hubo de ser mortal. Tal teoría no pasa de ser una estimación previa y cabe la posibilidad de que sea desmentida por el dictamén médico.

Gabriel García Gallego comentó a los periodistas que había propuesto el cierre del local a consecuencia de la brutalidad demostrada por los detenidos y de «ciertas irregularidades administrativas». Ninguna de las tres personas que ayer permanecían arrestadas en la comisaría de Chamberí como implicadas en el caso tiene antecedentes penales.

Se dio la circunstancia de que, hasta primeras horas de la tarde, el cadáver del realizador fallecido estuvo depositado en la casa de socorro de Vallehermoso a la espera de que el juez de guardia ordenase su traslado.

Miguel de la Hoz era considerado en Televisión Española, al decir de sus compañeros, como una persona amable y simpática. Estaba casado con Pilar Ramos Campo, de la que estaba separado desde hace unos dos años. El matrimonio había perdido a uno de sus hijos hace tres años, que murió ahogado en una piscina. De la Hoz había sido ayudante de realizaíción y, posteriormente, realizador, entre otros programas, de La Casa de los Martínez, Flamenco y Cantares. Actualmente trabajaba con Enrique Nicanor en La mansión de los Plaff.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1981

Más información

  • Fue encontrado a las tres de la madrugada de ayer en una acera de la calle de Blasco de Garay