PAIS VALENCIANO

Detenido el autor de varias llamadas falsas sobre el secuestro de Súñer

Cuando transcurren siete días del secuestro del industrial valenciano Luis Súñer, aún se desconoce quiénes fueron las personas que le conminaron a abandonar su despacho y cuáles son las condiciones que éstas piensan pedir por su rescate. La única novedad producida en las últimas horas es la detención de una persona en la provincia de Alicante, que hizo días atrás llamadas telefónicas a la Guardia Civil de Elda para comunicar que tenía en su poder al secuestrado, hecho que es falso.El detenido es un hombre de 52 años, de nombre José Porta Bellido, que reside en la actualidad en Valencia, adonde se trasladó desde Andalucía, su lugar de origen. El citado bromista hizo varias llamadas reivindicando el secuestro, una de ellas en nombre de ETA. La detención se produjo entre las poblaciones alicantinas de Elda y Petrel, cuando efectuaba una llamada desde una cabina telefónica.

Tras la detención e investigación correspondiente, se ha comprobado que no guarda relación con los que se suponen autores del secuestro y que se trataba, por tanto, de una broma de mal gusto. Asimismo, parece no tener relación con la llamada recibida en la Central Ordenador de Servicios (COS) de la Guardia Civil, en Alicante, en que una voz anónima, que dijo pertenecer a ETApm, reclamó doscientos millones de pesetas de rescate Posteriormente, esta llamada fue desmentida por la propia organización etarra a Radio Popular de San Sebastián. El detenido tampoco está relacionado con otras llamadas efectuadas a medios informativos que resultaron ser pistas falsas. José Porta ha sido puesto a disposición del juez.

"No hay nada nuevo"

La familia Súñer, ante la difusión de noticias de algunos medios informativos de que había iniciado negociaciones secretas con los secuestradores para recuperar al industrial valenciano, ha desmentido categóricamente que ello sea cierto. «No hay nada nuevo», afirmó a EL PAIS un portavoz autorizado de los Súñer. «Estamos pendientes las veinticuatro horas del día de tener alguna noticia, como desde el primer día». En su domicilio de la calle de Santos Patronos, de Alcira, la familia prosigue su angustiosa espera, si bien alguno de sus miembros con responsabilidades ejecutivas en las empresas de Luis Súñer, después, del paréntesis abierto tras el secuestro, se han reincorporado a sus tareas para resolver los asuntos urgentes.Todo parece indicar, después de las falsas reivindicaciones y bromas macabras, sucedidas la primera semana del secuestro, que se trata de una acción bien preparada por delincuentes comunes que mantienen un estricto silencio, tal vez para asegurar sus objetivos de rescate. El móvil político, aunque no se descarta por los responsables de la operación de búsqueda de los raptores, parece que no tendría visos de realidad en el secuestro de Luis Súñer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de enero de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50