Aplazada otra semana la revisión salarial

La revisión salarial del acuerdo-marco interconfederal (AMI) quedó ayer pospuesta otra semana más, a la espera de que los respectivos órganos de gobierno de las partes en negociación, UGT y CEOE, modifiquen las últimas ofertas a las que han sido capaces de llegar, de acuerdo con su capacidad de negociación. El interés de ambas partes en lograr un acuerdo, no obstante, permite adelantar que en la reunión del próximo lunes la patronal sitúe la banda salarial hasta el límite del 14% (ayer quedó en un máximo del 13%), fijando su punto más bajo al nivel del 10%.En la reunión de ayer, aceptada con anterioridad la intervención de un tercero para la fijación del nivel de inflación previsto para el presente año, la patronal puso sobre la mesa la previsión efectuada por Economía y Comercio, que fija la inflación en el 13,75%, similar al cálculo que efectúa la OCDE. Redondeando, CEOE considera que la inflación diciembre sobre diciembre será del 12,8%, porcentaje del que resta un 0,8% correspondiente a la repercusión del precio de la gasolina.

Pasa a página 55

El día 26, nueva reunión CEOE-UGT para revisar el AMI

Viene de primera página

De esta manera, la patronal sitúa el nivel óptimo de crecimiento salarial en el 12%, por lo que para fijar la banda aumenta un punto por arriba y disminuye dos por abajo, hasta llegar a su oferta de un crecimiento salarial comprendido entre el 10% y el 13%. No obstante, la oferta final que se espera apruebe su junta directiva en la reunión del próximo jueves podría quedar establecida en una banda de entre el 10% y el 14%, lo que permite cinco tramos a los que acogerse la patronal de acuerdo con la situación de las empresas o de los sectores en negociación.

La Unión General de Trabajadores, por su parte, también modificó en la reunión de ayer su anterior planteamiento, si bien no aceptó la propuesta empresarial -de acuerdo con las previsiones gubernamentales- de inflación prevista para este año. Para UGT, dicha inflación se situaría en tomo al 14,02%, por lo que, siguiendo el criterio del pasado año para fijar la banda salarial, aumenta punto y medio por arriba y otro tanto por abajo, hasta llegar a su reivindicación del 12,5-14,5%, que supone reducir en medio punto su planteamiento original.

Entre las argumentaciones de una y otra parte para el mantenimiento de sus respectivas posturas figura el reconocimiento patronal de que este año, dada la grave situación económica por la que atraviesa el país, la negociación va a ser más dura, por lo que admite que con una banda del 10-13% el crecimiento salarial medio se situará este año en torno al 12%, y no se aproximará, como el pasado año, al punto más alto de la banda acordada en el AMI.

Para UGT, que comparte esta teoría de contención en el crecimiento salarial, la oferta patronal no es aceptable porque supone un importante recorte del poder adquisitivo de los salarios. En opinión de Manuel Chaves, de la ejecutiva ugetista, es muy difícil que el comité confederal de UGT rebaje su reivindicación, «por lo que quizá estemos ante la última reunión negociadora para revisar el acuerdo-marco».

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de enero de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50