El negocio

de la reventa de localidades para entrar al cine ha resurgido de forma masiva, según puede verse en la puerta del cine Paz-Toddao, donde se exhibe El resplandor, de Stanley Kubrick, y donde los reventas consiguen vender las entradas a cuatrocientas pesetas, el doble del precio de taquilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de diciembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50