Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETAm reivindica la muerte del militante de AP de Santurce

Como «un tributo de sangre involuntario para el advenimiento de la paz y la firme lucha contra el terrorismo» valoraba ayer Alianza Popular (AP) el asesinato, el viernes por la noche, en Santurce (Vizcaya), de Vicente Zorita, miembro de la ejecutiva de Vizcaya de este partido y candidato a las pasadas elecciones al Parlamento vasco por esta provincia. El asesinato fue reivindicado por ETA Militar. Al funeral, que se celebrará hoy, asistirá el presidente de AP, Manuel Fraga.

Miembros del comité nacional, regional, de Vizcaya y parlamentarios vascos de Alianza Popular se reunieron ayer tarde para valorar el atentado, que calificaron de «execrable, dadas las circunstancias, la tortura sufrida y el hecho de que la mordaza fuera una enseña nacional. La situación», añadieron, «es ya de caos por la inoperancia del Gobierno, que ni pone medios ni voluntad contra el terrorismo, contra el que hay que luchar con toda firmeza».Antonio Merino, responsable en Vizcaya de AP, declaraba en este sentido a EL PAIS: «Hoy más que nunca debo pedir a los partidos que han integrado el Frente para la paz que las iniciativas cristalicen en algo positivo para que no vuelvan a hablar más las metralletas».

Natural de León, de sesenta años de edad, empleado de profesión, casado y con cuatro hijos, Vicente Zorita apareció muerto, con los ojos vendados y acribillado a balazos, a las once dé la noche del viernes, en el camino de Tocedo, en las proximidades del barrio santurzano de Cabieces. El cadáver -que presentaba entre siete u ocho impactos de bala y otro en la cabeza, que la policía cree fue el de remate- fue descubierto por unos jóvenes que dieron aviso a la Policía Municipal. En el lugar de los hechos se recogieron casquillos de bala de munición nueve milímetros Parabellum, marca FN.

La víctima había salido de casa a última hora de la tarde del viernes, a beber unos vinos con los amigos. Una hija menor, de quince años, certificó que le había visto regresar a casa hacia las diez de la noche. Al parecer, Zorita era esperado en el portal de su casa por el comando que le quitó la vida.

Minutos antes de las 23.30 horas se recibía en el diario vasco Egin una llamada de un hombre que reivindicó el atentado para «ETA Militar de Santurce». El comunicante anónimo afirmó que ETA continuará atacando a Alianza Popular «si no se soluciona el problema de la empresa Olarra». El industrial Luis Olarra encabezaba en las elecciones legislativas de 1979 la candidatura de Unión Foral del País Vasco, como se denominó en Vizcaya a Coalición Democrática.

Vicente Zorita, empleado de Altos Hornos desde hace treinta años, se encontraba de baja temporal por enfermedad. Su familia ha afirmado no tener noticia alguna de que hubiera sido amenazado en ninguna ocasión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 1980

Más información

  • Fraga asistirá hoy a los funerales