Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España pide oficialmente al Gobierno que se limite el déficit del Estado

El Banco de España ha pedido al Gobierno oficialmente el establecimiento de un límite al déficit del Estado, financiable tanto por endeudamiento del Tesoro en el banco emisor como por emisiones de deuda pública y bonos del Tesoro, según manifestaron a EL PAIS en medios oficiales solventes. Este límite, a juicio de los responsables del Banco de España, «debería estar incluido en la ley de Presupuestos de cada año, con objeto de eliminar la actual ambigüedad del conocido y nunca respetado límite del 12%», según comentó un alto funcionario.

La petición del Banco de España coincide con la celebración de negociaciones entre la Administración, el banco emisor y las instituciones de crédito (banca y cajas de ahorro) para realizar una serie de reformas en el marco legal y en el funcionamiento del sistema financiero del país.A juicio del banco emisor, el comportamiento financiero del sector público constituye en estos momentos uno de los motivos de mayor distorsión en el funcionamiento del sistema de financiación de la economía española, por lo que la petición para que el sector público discipline en alguna medida su comportamiento futuro en materia financiera cae de lleno en las tomas de posición para la reforma financiera que el Gobierno pretende tener lista para antes del año próximo.

El control del comportamiento monetario y financiero del sector público será uno de los puntos en los que más insistan en sus negociaciones con el Gobierno, tanto los banqueros como el Banco de España, a través de los últimos informes realizados con destino a las autoridades económicas.

De hecho, el Banco de España ha venido mostrando una actitud altamente crítica contra la evolución monetaria del sector público, al que se atribuye una «total incapacidad para contribuir al ahorro nacional y una tendencia creciente a generar presiones inflacionistas y acentuar la presión sobre el déficit del sector exterior», según se desprende de algunos documentos elaborados en las últimas semanas por el banco. Este comportamiento llevará a la desaparición probable del ahorro público durante el año próximo, según estimaciones de los economistas del banco.

A juicio de estos expertos, el déficit público conduce inevitablemente a elevaciones en los tipos de interés, independientemente de la forma en que se financie el déficit, aunque la preferencia más generalizada es que tales déficit se financien mediante emisiones de Deuda Pública, en cantidades razonables y en condiciones que el mercado sea capaz de absorber. En estos momentos, con una inflación relativamente elevada, las preferencias de los inversores se están decantando claramente por las colocaciones a corto plazo, por lo que, a juicio de la mayoría de los expertos en financiación, incluidos los del Banco de España y algunos del sector privado, es necesario dejar que el Estado emita Deuda Pública a corto plazo a partir del próximo año.

Liberalizar o no

En este sentido se ha expresado también recientemente el Banco de España en una recomendación enviada al Gobierno en la que, a la vez que pedía el establecimiento de un tope para el déficit del Estado, se señalaba la necesidad de proceder a instrumentar emisiones de Deuda Pública a corto plazo a partir del próximo mes de enero. Lógicamente, estas emisiones exigirían previamente la completa liberalización del sistema financiero, al menos de sus tipos de interés, activos, tema en el que los bancos no tienen un punto de vista unánime.Los deseos del Banco de España en materia de Deuda Pública a corto plazo parecen decantarse por emisiones de Bonos del Tesoro a plazos que estarían comprendidos entre los tres meses y el año, y con subastas quincenales, siendo el valor nominal de cada título similar a los de las emisiones de Deuda de hace unos años, es decir, por encima del millón de pesetas.

En estas condiciones, la reforma del sistema financiero parece encontrarse en estos momentos sumergida en una especie de círculo vicioso. Para dejar que el sector privado se pueda financiar adecuadamente es necesario «domesticar» y comprimir el déficit público, que genera inflación y déficit exterior. Pero, para que este déficit sea más «ortodoxo», es necesario financiarlo mejor, lo que exige Deuda Pública a corto plazo y, consiguiente mente, libertad de tipos de interés, que a su vez, pueden encarecer aún más el dinero en la economía española y frenar la inversión, según argumentan algunos de los grandes bancos. Y si no hay inversión privada, será la pública y el gasto corriente los que tengan que apuntalar la economía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 1980

Más información

  • Tanto el banco emisor como los bancos privados consideran necesario disminuir y controlar el déficit público