Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la oposición a Berlinguer en el Partido Comunista italiano

El Comité Central del Partido Comunista Italiano (PCI) está celebrando una de sus reuniones más tensas de los últimos años. Por vez primera se habla abiertamente de una oposición interna al actual secretario, Enrico Berlinguer.

El malestar ha ido creciendo en los últimos tiempos, sobre todo desde que el partido de Togliatti se va desangrando en cada nueva consulta electoral, sin que se consiga un diálogo a fondo entre la base descontenta y, a veces, hasta intransigente con la política de Roma, y los dirigentes que siguen en un ambiguo balancín, que va desde la nostalgia por el «compromiso histórico» hasta la oposición estridente de Berlinguer en los últimos tiempos, que le llevó a apoyar en Turín la ocupación de la fábrica Fiat.

Ya que el asunto Fiat, a pesar de todo, concluyó con la victoría de Agnelli y la consiguiente derrota de las organizaciones sindicales, los enemigos internos de Berlinguer han aprovechado para afilar sus uñas y atacar la política del secretario.

Incluso, entre los miembros de la dirección, cuando hablan confidencialmente, se afirma que es increíble que Berlinguer pueda pensar que la base del partido haya comprendido su dura oposición al Gobierno Cossiga, mientras aplaude hoy al Gobierno Forlani, prácticamente idéntico, con la única diferencia de que Cossiga era de la izquierda de la Democracia Cristiana y Forlani del grupo que en el último congreso elaboró el famoso «preámbulo», en el cual se afírmaba que los comunistas no podrían entrar en el Gobierno.

Parece seguro, sin embargo, que Berlinguer seguirá en su puesto, ya que, como ha afirmado un a:ento observador de problemas comunistas, «jamás este partido ha cambiado su guardia en los momentos de crisis».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de noviembre de 1980

Más información

  • Tensa reunión del Comité Central