Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los Comandos Autónomos reivindican los asesinatos de Jaime Arrese y Juan Manuel García Cordero

Los funerales del dirigente de UCD Jaime Arrese y del delegado de la Telefónica en Guipúzcoa, Juan Manuel García Cordero, se celebraron ayer en Elgóibar, San Sebastián, respectivamente. Los Comandos Autónomos Anticapitalistas, organización que tiene su origen en militantes separados de ETA, de línea más radical, reivindicaron los dos asesinatos en una llamada anónima al diario Egin.La localidad guipuzcoana de Elgóibar permaneció ayer prácticamente paralizada, siguiendo al llamamiento del Ayuntamiento, que declaró la jornada de luto como muestra de protesta por el asesinato del dirigente de Unión de Centro Democrático (UCD) y procurador de las Juntas Generales de Guipúzcoa, Jaime Arrese, que había sido en años pasados alcalde de Elgóibar.

La mayoría de los establecimientos comerciales no abrieron sus puertas. Las tiendas de alimentación cerraron a media mañana y en la mayoría de los talleres y fábricas se registraron paros, incluida la factoría de Sigma, que cerró sus puertas por la tarde.

A las 18.30 horas, en el salón de plenos del Ayuntamiento, se celebró una sesión extraordinaria de las Juntas Generales de Guipúzcoa (una especie de parlamento provincial sin facultades legislativas), a la que pertenecía Arrese en representación de su partido. A propuesta del diputado general, el nacionalista Xabier Aizarna, las Juntas aprobaron por unanimidad, con la presencia de los grupos del Partido Nacionalista Vasco, Partido Socialista de Euskadi, Euskadiko Ezkerra, Unión de Centro Democrático y Coordinadora Independiente, una moción en la que se condena el asesinato de su compañero y se señala que, para su muerte, «no existirá nunca justificación alguna». La moción dice más adelante que el atentado contra Jaime Arrese ha pretendido también rebajar y menospreciar las instituciones vascas, para las cuales había sido elegido libre y democráticamente.

A las 19.00 horas, en la parroquia de San Bartolomé dio comienzo el funeral por el alma de Jaime Arrese. El féretro, portado por cuatro amigos, fue introducido en el templo, mientras la banda de música interpretaba la marcha fúnebre de Chopin en presencia de más de 6.000 personas que abarrotaban la iglesia, incluido el presbiterio, y se agolpaban en la plaza, a pesar de la lluvia.

Antes de comenzar el funeral ocuparon lugares de preferencia Marcelino Oreja, ministro gobernador general del País Vasco; Agustín Rodríguez Sahagún, ministro de Defensa; Modesto Fraile, vicepresidente primero del Congreso; Rafael Calvo Ortega, secretario general de UCD; Miguel Herrero de Miñón, presidente del Grupo parlamentario de UCD; Ignacio Camuñas, presidente de la Comisión del Asuntos Exteriores del Congreso, así como José María Benegas, secretario general del PSE-PSOE el diputado del PSOE Javier Solana, los diputados nacionalistas Gerardo Bujanda y Andoni Monforte, Jesús María Viana, presidente de la UCD vasca, y Antón Jaime, presidente del consejo provincial del PNV.

El oficio religioso fue concelebrado por varios sacerdotes en eusquera y castellano. En la homilía el párroco se preguntó quién ha matado a Jaime Arrese, y si sólo son responsables los que dispararon o los que prepararon el atentado. El sacerdote señaló que todos tienen parte en esta muerte, «y seguiremos siendo responsables en tanto no nos falte el valor, porque continuará la violencia». Señaló también más adelante que en estos momentos en el País Vasco. debe imponerse por encima de consideraciones políticas o de cualquier otro tipo el amor a la vida, «que no será sincero mientras consideremos quién es la víctima antes de condenar su muerte».

Terminado el funeral, los familiares de la víctima y todos los dirigentes de UCD acompañaron al féretro, a pie, hasta el cementerio bajo una intensa lluvia. Entre tanto, alrededor de 5.000 personas participaron en una manifestación silenciosa que partió de la parroquia para dirigirse hasta el bar Iriondo, donde fue tiroteado Jaime Arrese, y regresar a la plaza de Los Fueros, donde se disolvió sin incidente alguno frente al Ayuntamiento. La marcha había sido convocada por el PNV, el PSE-PSOE y el Partido Comunista de Euskadi.

Funerales por García Cordero

También, por la tarde, se celebró, en una parroquia del barrio donostiarra de Gros, el funeral por el delegado de la Telefónica en Guipúzcoa, Juan Manuel García Cordero. El sepelio se celebró en la estricta intimidad en el cementerio de San Sebastián.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 1980

Más información

  • El dirigente de UCD y el delegado de la Telefónica fueron enterrados ayer