Recelos de CEOE y UGT ante el programa económico del nuevo Gobierno

«El Gobierno debe tomar medidas coherentes con el esfuerzo que hacen CEOE y UGT», manifestó Carlos Ferrer, presidente de la patronal, al término de la entrevista que ayer mantuvo con el secretario general del sindicato socialista, Nicolás Redondo.

Estas declaraciones coinciden con las que también efectuó el líder del sindicato socialista, y con el comunicado conjunto sobre la reunión, en que ambas organizaciones dejan entrever un recelo claro hacia la política económica que pueda adoptar el nuevo Gobierno Suárez. CEOE y UGT -se dice en un momento del comunicado- «contemplan de una manera positiva la negociación de los aspectos del Acuerdo Marco Interconfederal (AMI) que tiene una duración anual, de forma tal que permita su prolongación durante el próximo año, constatando, sin embargo, la dificultad que para tal empeño pueda suponer la falta de complementariedad de la política económica general».Más adelante se dice que ambas partes han analizado la alarmante situación de paro y cierre de empresas, que exige el esfuerzo prioritario de empresarios, trabajadores y Gobierno. «A este respecto, en el transcurso de la reunión no se ha podido profundizar en la política económica del nuevo Gobierno, dado el desconocimiento que se tiene de la misma. Sin embargo, tanto CEOE como UGT consideran imprescindible la adopción urgente de medidas eficaces sobre inversión y empleo».

Y más adelante, el comunicado vuelve a insistir en el mismo sentido: «Ambas organizaciones coinciden, por último, en estimar que la continuidad de una política de acuerdos globales entre las partes .sociales quedaría sin bases de sustentación,, en la medida que desde el Gobierno no se dé a la misma una dimensión económica y social coherente con los objetivos que persiguen dichos acuerdos».

La patronal y el sindicato socialista, que no quieren ser públicamente más explícitos, temen que se confirmen las filtraciones periodísticas que hablan de una política de saneamiento enérgica por parte del Gobierno, que se traduciría, de inmediato, en el cierre de muchas empresas con dificultades y en el incremento del paro.

A la espera del día 16

«La CEOE se pronuncia sobre programas de política económica y no se inclina por personas o nombres», respondió con habilidad Carlos Ferrer a las preguntas de los periodistas sobre el nuevo Gobierno. Luego añadirla que habría que esperar al día 16, fecha en que el Gobierno expondrá ante el Congreso su nuevo programa, para conocer éste y poderse pronunciar sobre el mismo.

Entre tanto, y de forma previa a la reunión de ayer entre CC OO y UGT, ha tenido lugar un encuentro, hasta ahora no desvelado, entre Felipe González y Carlos Ferrer, que se celebró el miércoles pasado y al que también asistieron José María Cuevas, José Luis Cerón y Nicolás Redondo, y otro entre el miembro de la ejecutiva ugetista Manuel Chaves, y el nuevo ministro de Trabajo, Félix Pérez Miyares. Este le habría dicho a Manuel Chaves que su ministerio no tiene intención de publicar una normativa para las elecciones sindicales, lo que ha sido interpretado por fuentes ugetistas como una presión más del Gobierno hacia los socialistas, de cara al voto de confianza que va a solicitar el día 16 Suárez. También tuvo lugar ayer un encuentro, aunque no se conoce ningún detalle del mismo, entre un miembro del nuevo Gobierno y Felipe González.

Subida del 0,37% en los salarios

En los convenios firmados según el acuerdo marco interconfederal, los salarios del segundo semestre se incrementarán en un 0,37%, según un acuerdo de principio suscrito ayer entre CEO y UGT en la reunión que mantuvieron ambas organizaciones.

El porcentaje de subida responde a la superación del 6,75 % de incremento del coste de la vida (excluida la repercusión de la gasolina), que figuraba como cláusula de revisión de convenios en el AMI. La revisión se abonará de una sola vez, junto a la paga de septiembre, o en todo caso se llevará a efecto en los primeros días de octubre.

Según el comunicado hecho público por ambas organizaciones al término de la reunión, su política de acuerdos desarrollada durante este año ha contribuido poderosamente a afirmar la autonomía y responsabilidad de las fuerzas sociales en una sociedad democrática y ha sido un factor decisivo para la ordenación de un sistema democrático de relaciones laborales en nuestro país.

Consideran asimismo que el balance del acuerdo-marco interconfederal ha sido positivo porque ha afectado a la práctica totalidad de los convenios, ha hecho posible una negociación colectiva superior en sus contenidos a la de años anteriores con menores costes sociales y ha sido un factor fundamental de contención de la inflación.

En los próximos meses, ambas organizaciones intensificarán los contactos iniciados el pasado mes de junio para estudiar las medidas que incrementen la inversión pública y privada y las que se refieren a la mejor distribución del trabajo, como jubilación, horas extras y formación profesional, entre otros temas.

Por su parte, los representantes de la CEOE manifestaron que mantendrán también reuniones con USO para tratar del AMI. El presidente de la CEOE manifestó, una vez finalizada la reunión, a los periodistas que, a su entender, el Gobierno había dado síntomas de haber seguido pautas del AMI, ya que las empresas públicas han suscrito acuerdos en los mismos términos que el AMI, pero que quizá no ha tenido energía suficiente para establecer las medidas complementarias para el fomento de la inversión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de septiembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Lo más visto en...

Top 50