Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cordobés, más formalito en Barcelona

El Cordobés, más formalito que de costumbre, practicó en su primer toro, que era muy dócil, el salto de la rana, y el público se le entregó incondicionalmente a lo largo de toda la tarde. En cambio, con el quinto, que era un animal sosote y sin peligro, estuvo muy vulgar. Cortó una oreja en uno y fue ovacionado en el otro.Joaquín Bernadó (silencio y algunos pitos) se mostró voluntarioso en sus dos enemigos. Palomo Linares (oreja y palmas) hizo una espectacular faena al tercero, en tanto al sexto lo trasteó por la cara sin confiarse.

Hubo muy buena entrada, cercana al lleno, y se lidiaron tres toros de José Matías Bernardos, cuarto de Antonio Pérez y quinto y sexto de Pérez Angoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de agosto de 1980