Dura lucha por la candidatura a la vicepresidencia

George Bush parece tener el favor de la mayoría de los delegados de la convención republicana como candidato para la vicepresidencia, pero no está nada claro que Reagan haga la misma elección.El antiguo gobernador de California, que ya está seguro de que el miércoles será proclamado candidato republicano para la presidencia, se reserva la decisión para el último momento. El «suspense» durará, casi seguro, hasta el último día de la convención, el jueves.

La avanzada edad de Ronald Reagan, 69 años, y sus ideas conservadoras hacen que esta decisión sea fundamental para los resultados que obtengan los republicanos en las elecciones de noviembre.

La lista de los «vicepresidenciables» republicanos incluye tanto a moderados, como Bush, como al jefe del ala de la minoría republicana en el Senado, Howard Baker (ambos oponentes a Reagan para la investidura).

Más información
Los republicanos aprueban un programa conservador para conquistar la Casa Blanca

Incluye también nombres abiertamente conservadores, tales como el representante Jack Kemp, antiguo jugador de fútbol profesional, y partidario de una reducción drástica de los impuestos, o el del senador de Nevada Paul Lexalt, que es la figura que tal vez refleja mejor el espíritu de Reagan.

Por un lado es lógico pensar que Lexalt u otro conservador de la misma línea sean los favoritos de Reagan, pues con ellos podría compartir sin reservas sus ideas políticas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pero, por otra parte, la lógica política hace pensar en un vicepresidente moderado, con lo que se amplía el abanico de posibles votantes. El candidato Bush, de 56 años, con muy buenos resultados en las elecciones primarias en el noroeste, y su experiencia internacional como diplomático en la ONU y en China, podría ser la figura más apropiada, y tiene el apoyo total del ex presidente Gerald Ford.

La extrema derecha del partido, por Jesse Helms

En cualquier caso, y a pesar de que los sondeos demuestran cierta preferencia por George Bush, tanto entre los delegados como entre los militantes republicanos, la extrema derecha del partido no va a dejarle el puesto sin reaccionar. La delegación de Carolina del Norte piensa presentar una candidatura, contra la posible candidatura de George Bush a la vicepresidencia, la de Jesse Helms, senador del Estado, que, entre los propios republicanos, tiene reputación de ser un «ultra».

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS