Grupo ultraderechista en la plantilla de Starlux

Miembros del comité de empresa de la factoría Starlux, del sector de la alimentación (ochocientos trabajadores), se trasladaron ayer a Italia para entrevistarse -acompañados de dirigentes sindicales italianos- con el propietario de la misma, señor Forsati, y expresarle su preocupación por la presencia de unos veinte trabajadores de ultraderecha en la empresa, con fines, según presumen miembros del comité de empresa, que podrían ser de carácter antisindical., en concreto, en contra de CC OO, mayoritarias en la empresa. Anteayer, y para tratar este tema, permaneció varias horas dentro de la factoría el secretario general de las CC OO catalanas, López-Bulla.El problema de Starlux -sita en Montmelo- adquiere un valor de símbolo en el sentido que no existían precedentes de la presencia de militantes activos del sindicato de Fuerza Nueva, denominado Fuerza Nacional del Trabajo (FNT) en lugares de trabajo de fuerte combatividad sindical.

En Starlux tuvo efecto, a partir de finales del pasado año, una huelga muy dura, que se prolongó dos meses y medio. Los trabajadores solicitaban un incremento salarial del 28% y otras mejoras. El conflicto concluyó el pasado 27 de febrero. Poco después, la plantilla fue ampliada en 3.2 personas, la mayoría de las cuales eran peones sin trabajo de fuera de la comarca del Vallés oriental, donde está situada la empresa y en la que hay un fuerte porcentaje de paro. De esas personas, la inmensa mayoría (más de veinte, según el comité de empresa) han resultado estar afiliadas al citado sindicato ultraderechista.

Un artículo titulado «Nos infiltrarnos en un sindicato ultra: así instruyen a los rompehuelgas», publicado por el semanario Interviu el pasado 1 de mayo, afirmaba textualmente: «Son muchas las empresas que por lo visto han pedido los servicios de FNT, entre ellas Starlux». Casi paralelamente a la publicación del artículo aparecieron pegatinas ultras en la empresa.

En el mes de abril ya se habían producido incidentes entre unas personas que colocaban en el exterior de la fábrica carteles pidiendo la ilegalización de Fuerza Nueva y los obreros ultras. Ahora, los trabajadores preparan una denuncia ante la oficina de colocación de la zona, por cuanto que ésta no intervino en la contratación de los trabajadores de ultraderecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 1980.

Lo más visto en...

Top 50