Un consejo de sabios para juzgar a los jueces

La encuesta sobre la fiscalía romana de la República llama, -una vez más, la atención sobre el gran tema de la responsabilidad de los magistrados. Un problema que en estos años ha sido profundizado por juristas y políticos, pero sobre el cual no se ha dado un paso adelante en el plano legislativo, también porque es muy difícil realizarlo.Los aspectos más delicados del argumento se refieren a, la responsabilidad disciplinar y a la civil por hechos inherentes al ejercicio del magisterio investigador y judicial.

Por otra parte, ofrecer a cualquiera la posibilidad incondicionada de llamar a juicio a un magistrado para que responda civilmente de los actos realizados en el ejercicio de sus funciones de juez ofrecería el peligro de poner la justicia en manos de especuladores y fanáticos y de disuadir a los mejores de la elección de una carrera que, para los mejores, está hecha de intenso trabajo, de silencio, de abdicación y de sacrificio. (...)

Pero nadie sostiene que sea un bien que los abusos de la función judicial sean inmunes a la justicia disciplinaria. (...) No puede existir licencia para perseguir, condenar o absolver. Sin embargo, los abusos cometidos por los jueces en esta materia no pueden ser juzgados con metro político. (...)

La solución óptima sería que los fallos de los magistrados fuesen examinados, a nivel disciplinario, por un organismo ajeno a la magistratura y absolutamente independiente: un colegio de sabios. (...)

12 de mayo

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de mayo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50