Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas preguntan al Gobierno sobre los acuerdos Seat-Fiat

Los diputados socialistas Luis Fuertes, José Valentín Antón, Ernest Lluch, Luis Solana y Enrique Barón formularon ayer una serie de preguntas al Gobierno para que responda sobre la grave situación por la que atraviesa Seat y, en general, el sector del automóvil en nuestro país y sobre el alcance de los acuerdos Seat-Fiat.En la motivación de la pregunta, los diputados socialistas consideran que el Gobierno no tiene ideas concretas sobre el papel que las multinacionales del automóvil que se van a establecer en España pueden y deben jugar en la lucha contra el paro. «Todo parece indicar que el Gobierno simplemente acepta cualquier empresa en cualquier sitio, de cualquier procedencia y a cualquier precio.

Después de criticar la debilidad de la estructura básica de Seat, los socialistas consideran negativo que «a estas alturas aún no se pueda asegurar que haya alguien que sepa cuáles son los planes a medio plazo de Fiat, de Seat, del INI o del Gobierno».

Los socialistas preguntaron ayer al Gobierno cuáles son los criterios que presiden las autorizaciones de inversión en España de las empresas multinacionales del automóvil y cuáles son los términos exactos del acuerdo Seat-Fiat. Demandaron también del Gobierno una respuesta a cuáles son los planes generales de reorganización e inversión que ha presentado la empresa Fiat a la Administración española, cuál es la opinión del ejecutivo sobre el expediente de regulación de empleo que se tramita en la actualidad en Seat y las alternativas, acciones o planteamientos que tiene el Gobierno para evitar que Seat y sus trabajadores sean los mayores afectados por los problemas de Fiat.

Por último, los diputados socialistas preguntaron si Fiat ha comunicado al Gobierno la existencia de planes de ruptura de sus actuales acuerdos con Seat para aumentar sus inversiones en los países del Este.

Enmiendas a la concesión de créditos extraordinarios

El Grupo parlamentario Socialista ha presentado dos enmiendas a la totalidad a sendos proyectos de ley del Gobierno de concesión de créditos extraordinarios.La primera de ellas ha sido presentada al proyecto de ley por el que se concede un crédito extraordinario por importe de 346,4 millones de pesetas para pago a la compañía Trasmediterránea, SA, de la subvención de explotación correspondiente a 1977.

Los socialistas justifican esta enmienda a la totalidad en la falta de documentación acreditativa del porcentaje que corresponde al Estado en el déficit de explotación del servicio. Hasta que no se efectúe un informe de la Intervención General del Estado en esta empresa, añaden, no estará justificado políticamente ningún crédito extraordinario. La experiencia ha demostrado en otras ocasiones similares que el volumen total de los créditos extraordinarios emitidos en base a informes presentados por las propias empresas no se correspondían con las necesidades reales, según informa Europa Press.

La segunda de las enmiendas se refiere al proyecto de ley por el que se concede ua crédito extraordinario de 20.000 millones de pesetas para atender a los gastos de desempleo. Para los socialistas -informan fuentes de este partido-, «el hecho de que el Estado tenga que endeudarse concediendo un crédito extraordinario a la Seguridad Social, cuando este organismo público tiene pendiente de cobro cantidades bastante más elevadas que el crédito en cuestión, que bien podrían ser utilizadas para hacer frente a esta justa necesidad, resulta, cuando menos, irónico. Lo ideal sería que la Seguridad Social agilizase el cobro de cuotas pendientes».

En cualquier caso -añaden-, los socialistas serían partidarios de que estos 20.000 millones de pesetas salieran de un crédito del Banco de España a la Seguridad Social. La cantidad emitida retornaría al banco emisor a medida que la Seguridad Social fuera cobrando las cuotas de los morosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de abril de 1980

Más información

  • Consideran que el Gobierno no tiene ideas concretas sobre el papel de las multinacionales del automóvil