Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela estudia la reordenación de su economía en base a una menor dependencia de las exportaciones de crudos

El Gobierno de Herrera Campins está estudiando una reordenación profunda de la economía venezolana, en base a una menor dependencia de las exportaciones de crudos y una mayor diversificación del desarrollo industrial del país. Pieza clave para este plan, no obstante, sigue siendo el petróleo. En los próximos diez años se va ha invertir más de un billón de pesetas en el sector petroquímico, al tiempo que se reduce la producción bruta de crudos, como incentivo para el despegue de otros sectores industriales.Tras un año de ajustes y reajustes en el proceso económico interno, el Gobierno venezolano se apresta a dar los primeros pasos en una reestructuración global de su principal fuente de riqueza, el petróleo.

Desde el 12 de marzo de 1979, fecha en que asumió el poder, el presidente Luis Herrera Campins ha venido anunciando que es necesario poner orden a la economía

Una de sus principales críticas al Gobierno de Carlos Andrés Pérez, su antecesor, es la referente a la cuantiosa deuda externa que está situada en una cifra cercana a los 20.000 millones de dólares.

Su afán por ordenar el proceso económico interno le trajo a la Administración del presidente Herrera una serie de problemas de orden político, manejados hábilmente por los partidos de la oposición.

A pesar de las críticas, el mandatario y su equipo ministerial han insistido en que seguirán adelante en el ordenamiento económico hasta que Venezuela sincere su proceso productivo.

Las medidas correctivas están dirigidas ahora al punto más difícil y que puede traer serios inconvenientes al país si fallan las medidas complementarias.

Se trata de enderezar el rumbo petrolero, principal fuente de riqueza para Venezuela y pilar fundamental en la sustentación del desarrollo industrial de este país.

Hace apenas una semana el ministro de Energía y Minas, Humberto Calderón Berti, anunció formalmente que la producción petrolera venezolana se situará en 1.850.000 barriles diarios.

Con esta decisión, Venezuela baja su producción en 500.000 barriles diarios, en relación al promedio alcanzado en 1979.

La drástica reducción en la extracción de crudos representa a su vez una disminución de catorce millones de dólares diarios (980 millones de pesetas) para el presupuesto venezolano.

Plan de Desarrollo 1980-1990

La industria petrolera venezolana iniciará lo que los expertos nacionales han calificado como un «ambicioso» plan de desarrollo. Durante los próximos diez años se invertirán cerca de 30.000 millones de dólares (más de dos billones de pesetas) en todos los renglones relacionados con las labores extractivas, de exploración, refinación y comercialización.El anuncio fue hecho por el ministro de Planificación Nacional, Ricardo Martínez. El funcionario calificó el plan como uno de los «más ambiciosos e importantes» que haya tenido el país en los sesenta años que lleva como productor petrolero.

Esta inversión implica destinar alrededor de 3.000 millones de dólares por año (210.000 millones de pesetas) y la efectuarán Petróleos de Venezuela y las empresas operadoras adscritas al holding estatal.

Según las autoridades, con este programa se abren «extraordinarias perspectivas» para la industria nacional, especialmente la metalúrgica, metalmecánica y la de bienes de capital, ya que ellas podrían suplir muchos de los equipos e instalaciones que va a requerir la actividad petrolera en los próximos diez años.

El ministro Martínez afirmó que el papel que jugará la industria petrolera será el de «la espina dorsal» del desarrollo del país.

Los detalles sobre las inversiones en el campo de la producción hidrocarburífera están contenidos en un documento elaborado por Cordiplan, que es el organismo que dirige Martínez.

En el informe están contenidos los parámetros que guiarán el desarrollo del país en la década actual. En él se señala que la industria deberá convertirse, por la vía indirecta, en «un importante factor generador de empleo». La estimación hecha por Cordiplan sostiene que se generará un millón de puestos de trabajo adicionales, en el quinquenio comprendido entre 1981-1985.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de abril de 1980

Más información

  • En los próximos diez años invertirá más de un billón de pesetas en el sector petroquímico